El musical “Por más, ¡siempre!” vuelve a escena en Neuquén



El impulso de crear no se detiene en la Academia Desafíos, de Neuquén, que presentará “Por más, ¡siempre!”, el show de teatro musical, escrito y dirigido por Evelyn Jenkins, que subirá a escena el próximo sábado, a las 21.
En diálogo con “Río Negro”, la autora y directora aclaró que la obra no es autobiográfico. Si bien hace referencia a una escuela de arte, nada tiene que ver con la historia de su academia. Aunque sí reconoce que se inspiró en sus años como docente y directora. Si me inspire en todo lo que he vivido en estos años como docente y directora, conociendo a los chicos, sus mundos, sus relaciones. También cuestiones que tienen que ver con los adultos que rodean una institución de este tipo.
La obra está conformada por un elenco de 35 artistas, entre bailarines, cantantes y actores. Es una obra con mucha música de los años 80 y 90, mucho baile y canciones cantadas en vivo, algo que -sostiene Jenkins- es realmente muy atractivo para el público.

P- ¿De qué trata la historia que cuenta la obra?
R- Bueno, la obra la escribí pensando en lo que se vive socialmente. En los vínculos, las relaciones, las historias que cada uno trae y lleva en la mochila mientras transita su vida…
Se relata la historia de una escuela de artes, que va reorientando su camino a raíz de su dificultad para poder seguir en pie. Muestra las decisiones que a veces “debemos” tomar, o creemos que debemos tomar porque no hay otra opción. Muestra los caminos que “debemos” elegir, porque alguien lo indica, porque hay un mandato familiar, o una moda…
La pregunta es, si cada uno alguna vez se puso a pensar si lo que hace en su vida es lo que realmente lo apasiona, si es lo que realmente le llena el alma, o si es solo un camino que se siguió por inercia.

P- ¿Qué pasa con la formación artística?
R- Está claro que alguien que quiere subirse a un escenario debe tener alguna idea de lo que se trata subirse. Le tengo mucho respeto al escenario y eso transmito a mi gente, y es respeto al hecho de que uno suba y transmita un mensaje a mucha gente, y en eso hay que ser cuidadoso… Qué digo, cómo lo digo y para qué lo digo. Y eso demanda de un estudio/aprendizaje previo. ¡Lo que no implica que uno deba ser profesional! ¡Hay muchos artista amateurs, muy formados y capacitados que ofrece espectáculos realmente bellos! En nuestro caso, son alumnos en formación los que conforman el elenco. Y cuando digo profesional, me refiero a la idea común de que uno deber tener un título de actor para poder actuar. Esa es la idea que no comparto. El actor/bailarín/cantante es quien ante todo tuvo en un momento una inquietud por el arte y sed de aprender, y la seguirá teniendo siempre. Es quien es apasionado en su arte, es quien logra conocerse a tal punto que pueda representar a mil personalidades más, haciendo un trabajo exquisito de introspección, de investigación y de juego.
¡Quien quiera cantar, bailar o actuar puede hacerlo! Siempre aprendiendo, pero el primer paso es sentir el deseo y la pasión que esa actividad pueda generarme, y en consecuencia poder yo generar algo en el público.

P- ¿Qué pasa con la identificación del público?
R- Si bien es muy emotiva y tocará seguramente puntos sensibles en cada espectador, es una obra con mucho humor, con personajes muy pintorescos que van aliviando la profundidad a la que por momentos se lleva al público. Creo que cada espectador se va a sentir de una u otra manera parte del show.

Entradas anticipadas, a $150, en venta en el Centro Cultural Desafíos (Brentana 46) y en Palta (Yrigoyen 275). En puerta, $200.


Comentarios


El musical “Por más, ¡siempre!” vuelve a escena en Neuquén