El oficialismo acelera por votos en el Congreso

Se perfila ya un intenso debate por la polémica reestatización de las jubilaciones. Cristina no quiere un nuevo dolor de cabeza como con las retenciones. Pichetto y Rossi buscan apoyo.

Luego del frustrado encuentro entre los titulares de bloque del oficialismo y la cúpula de la UCR se perfila un intenso debate por la reestatización de las jubilaciones.

Un sector de la oposición esta dispuesto a negociar, pero exige garantías para el control de los fondos. La Coalición Cívica y el PRO se muestran intransigentes. El gobierno, además, deberá evitar fisuras en el kirchnerismo.

En este marco, la presidenta Cristina Fernández acordó ayer en Olivos con los jefes de los bloques oficialistas de Diputados y Senadores, Agustín Rossi y Miguel Pichetto, acelerar el tratamiento del proyectos de reforma previsional. Quiere asegurarse no dejar ningún flanco abierto que pueda convertirse en un nuevo dolor de cabeza, como el que le originó la caída de las retenciones móviles.

En la reunión, de la que participó además el ministro del Interior, Florencio Randazzo, Rossi y Pichetto se habrían comprometido a lograr que antes de fin de noviembre los bloques oficialistas conseguirían aprobar la ley de Presupuesto nacional 2009 y también el régimen de estatización de las AFJP.

Fuentes parlamentarias destacaron que la estrategia oficial apuntará a mostrar que la intención del gobierno al eliminar a las AFJP estuvo inspirada en "proteger a los jubilados" al tiempo que mostrarán "las falencias" de las jubilaciones privadas.

Los estrategia buscará neutralizar las opiniones de los economistas, de quienes dijeron que "están contratados" por las empresas así como los medios de comunicación, que expresaron opiniones en contra del nuevo sistema. En este sentido expresarán que de 340.000 actuales jubilados de AFJP que cobran haberes, el 70% deben ser auxiliados por el Estado y de ellos 33.000 ya agotaron su crédito, por lo que el Estado debe poner 4.000 millones de pesos para mantener los niveles mínimos de ingreso de los retirados.

Al respecto, la presidenta afirmó en un acto que desde el año pasado el Estado contribuye con cuatro mil millones de pesos a los jubilados del sistema privado para que "puedan tener la posibilidad de la jubilación mínima en la Argentina", con lo que rechazó las dudas sobre las garantías que se otorgarán a las cuentas de los aportantes al sistema privado que pasarán a ser controladas por el Estado.

En el mismo tema previsional, las comisiones de la Cámara de Diputados se iniciará el próximo martes el tratamiento del proyecto del Poder Ejecutivo con las exposiciones del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el titular de la Anses, Amado Boudou, que intentarán convencer especialmente a la oposición de las bondades de la iniciativa.

La reunión de las comisiones de Previsión Social y de Presupuesto se juntarán desde las 15.


Comentarios


El oficialismo acelera por votos en el Congreso