«El pescador debe ser insistente»: cada lunes agarra su moto y hace 90 kilómetros para pescar en El Chocón

Franco Herrera es de Neuquén y su pasión por la pesca nació desde que era muy chico. El joven pescador cuenta que cada lunes, cuando no trabaja, se va hasta la villa, busca los mejores horarios y el mejor lugar para tirar la caña.





Si hay algo que Franco Herrera ama en la vida es pescar. Vive en Neuquén capital y más de una vez, contó que su papá le enseñó a caminar y a pescar la vez. Es por eso, que desde hace un tiempo, se comprometió con su pasión y como tiene franco en el trabajo los lunes, se organizó para agarrar su moto, su equipo y acelerar hasta El Chocón para pasar un día a pleno en contacto con el agua y los peces.

«Hace 3 meses comencé con la travesía de irme a pescar al lago Ramos Mexia en mi Honda NF100. Salía a la madrugada de los lunes, para llegar al amanecer. Según mi experiencia la probabilidad de pesca varía con la insistencia de cada pescador«, dice Franco y muestra en su relato al hombre aguerrido que empuña la caña.

El pique se da bien temprano por la mañana.

El pescador por estos días piensa a qué lugar irá a pescar el lunes para la apertura de la temporada de pesca. Dos de sus lugares preferidos son Naupa Huen y Arroyito cerca de Neuquén. Pero siempre la posibilidad de ir a pescar al embalse es una gran oportunidad porque, fuera de la temporada, El Chocón se postula como un destino pesquero ideal, que tiene pesca todo el año.

Los que llegan a pescar allí, pueden elegir embarcarse o buscar una costa propicia para lanzar la caña. Una vez embarcado se puede pescar en Las Huellas, en Boca de Sapo y en las tres islas ubicadas frente a Los Gigantes, que son las elegidas por excelencia para buscar peces. En el caso de no embarcarse, se puede llegar caminando o en auto a bahías ideales para capturar pescados.

A un buen lugar se accede al tomar la ruta 68 que bordea la Villa, cruzar la represa hidroeléctrica y tomar el camino de la derecha, allí se encuentran caminos que derivan en bahías perfectas para ir en busca de la trucha más grande.

«Este no es un lago que regale peces, hay que insistir para lograr el pique, pero se pueden pescar desde truchas arco iris, marrones residentes, marrones, migratorias, pejerrejes patagónicos y hasta percas. Si bien el lago se encuentra con un nivel muy bajo de agua, tiene buenas cantidades de juveniles», cuenta Franco acerca de su experiencia en las últimas semanas.

Detalla que en este momento se pueden visualizar cardúmenes de pejerrejes y truchas. Se suele ubicar del lado de las huellas buscando las bahías y puntillas donde hay veriles y se puede proteger del viento, porque si hay un protagonista en un día de pesca en El Chocón, es justamente el viento, al que también lo acompaña el sol con poca sombra.

Hay bahías ideales para capturar pescados.

«Para dar con el pique utilizo señuelos que imiten peces pequeños tipo perca y pejerrey y cucharas con movimientos erráticos generalmente plateadas y doradas, uso nylon fino (tanza) para lograr mayor distancia, siempre busco que señuelos y cucharas profundicen antes de empezar a recuperarlos con el reel, teniendo en cuenta que existe la probabilidad de enganche con rocas o ramas sumergidas en el fondo», destaca Franco y recomienda para los que quieran ir.

En el lago se puede pescar desde la costa o vadeando. Se debe tener en cuenta que al caminar sobre las rocas, están muy resbaladizas. Generalmente, el pique se da bien temprano por la mañana hasta media mañana y por la tarde alrededor de las 17 hasta la caída del sol. Franco sugiere llevar protección para el sol, comida y agua.


Comentarios


Seguí Leyendo

«El pescador debe ser insistente»: cada lunes agarra su moto y hace 90 kilómetros para pescar en El Chocón