El Plan Castello desembolsó cerca de $2.200 millones y atesora 7.300

Se proyecta un excedente inicial de 1.400 millones de pesos. Mayormente, la reserva de los fondos está en títulos en dólares. La provincia transfirió 576 millones a los municipios y abonó unos 1.603 millones a las constructoras por 27 obras programadas.



La construcción del nuevo edificio del Ipross en Viedma. Esta obra integra la nómina de 27 proyectos de la primera etapa del financiamiento en dólares. (Marcelo Ochoa)

Río Negro utilizó cerca de 2.200 millones de pesos de los recursos del Plan Castello mientras otros 7.300 millones permanecen invertidos, mayoritariamente en títulos en dólares. Las obras fijadas -en su mayoría, en ejecución- proyectan un costo actualizado de unos 7.500 a 7.800 millones, arrojando un sobrante de unos 1.400 millones de pesos.

Ese monto permitiría actualmente construir un millar de viviendas o cinco grandes hospitales aunque el gobierno provincial sigue cauteloso en referencia al volumen del excedente. Admiten ahora sí una diferencia cuando, hace un año, ponían en dudas esa posibilidad, relacionada con la devaluación del peso frente a la disponibilidad de los dólares. La Comisión especial -que integran legisladores- ya incorporó nuevos proyectos, pero vinculados con los fondos en créditos ofrecidos pero no aceptados por los municipios.

Contracara: la deuda

El Plan Castello partió con una disponibilidad original de 300 millones de dólares en diciembre del 2017 por la colocación de títulos en el mercado internacional. A los municipios se reservó un 10% por aporte no reintegrable y préstamo. Pocos aceptaron ese ofrecimiento crediticio.

Los títulos colocados ya tienen vencimientos de intereses. En junio se cumplirá el tercero, que significan unos 11 millones de dólares por semestre.

La verdadera presión financiera del Plan Castello se advertirá a partir del 2023 cuando opere por tres años consecuentivos vencimientos de su capital. Serán 100 millones anuales, equivalente a 4.100 millones de pesos (con un dólar a 41 pesos).

Mientras tanto, el gobierno provincial utilizó parte del resultado de la emisión de los bonos. Unos 576 millones de pesos fueron transferidos a los gobiernos locales.

Además, la ejecución de las obras ya requirió pagos a las empresas por algo más de 1.600 millones, siempre correspondiente a la primera etapa, con sus 27 proyectos. Según un informe provincial presentado en febrero a los inversores, Río Negro consignó 19 obras en ejecución, tres ya adjudicadas, y cinco en proceso de licitación.

En concreto, la provincia desembolsó -entre envíos a municipios y a empresas- 2.179 millones mientras tiene atesorado -aproximadamente- unos 7.305 millones de pesos. Un 75% está resguardado en dólares (129 millones en Letes, en esa moneda).

Gran parte de esa inversión está reservada a las obras proyectadas. Sus contratos rondan los 5.000 millones, pero la actualización de Obras Públicas -a febrero- lo ubicó en algo más de 7.534 millones, de los cuales, unos 1.600 millones ya fueron abonados.

Una estimación del remanente actual serían unos 1.400 millones, cotizando al dólar (Letes) a 41 pesos cuando el viernes llegó a los 43 pesos.

La mirada de la deuda: los bonos del Plan Castello vencerán a partir de 2023 y por tres años Río Negro deberá pagar 100 millones de dólares anuales.


Comentarios


El Plan Castello desembolsó cerca de $2.200 millones y atesora 7.300