El regreso del Tortugón

<b>Cipo consiguió “9”y es un viejo conocido de la casa. Alecha y una tercera vuelta con ganas de revancha</b>

CIPOLLETTI (AC).- Germán Alecha fue una de las grandes promesas de Cipolletti a principio de siglo. Irrumpió con apenas 17 años, se ganó rápido una camiseta titular y sus goles generaron mimos de la hinchada. Atravesó buenos y malos momentos, lesiones y parates, jugó en la primera de Chile y ahora realizará su tercer retorno al albinegro.

Sí, anoche se confirmó que el Tortugón se convirtió en el sexto (¿y último?) refuerzo del equipo de Rogger Morales y que en las próximas horas se pondrá a las órdenes del técnico. El delantero llegará con una inactividad de meses y durante estas últimas semanas entrenaba con jugadores libres en La Plata.

Sus últimos minutos con la camiseta de Cipo fueron justamente en un partido que marcó un antes y un después en la vida futbolística del club: se trató de la semifinal por el ascenso a la B Nacional ante Patronato, que el equipo de Mingo Perilli perdió en la temporada 2009/2010.

Alecha no arregló su continuidad con la dirigencia y partió hacia Huracán de Tres Arroyos. Ahí conoció a los responsables de la empresa Latinoamerica Fútbol, que primero compraron su pase y el año pasado lo ubicaron en Unión San Felipe. En la primera de Chile jugó los 10 partidos del comienzo del torneo y llegaron las malas noticias. “Sufrí una lesión en el tobillo y recién volví en la promoción por el descenso, del que nos salvamos. En ese club me recuperé, pero el técnico no me iba a tener en cuenta”, explicó desde la ciudad de las diagonales.

La idea de volver a Cipolletti no le cayó en gracia a los empresarios, que deseaban ver a Alecha en algún equipo de la B Metropolitana. Pero el ofrecimiento no llegó, los dirigentes albinegros testearon al delantero y el retorno comenzó a gestarse. “Cipolletti siempre fue el club donde me sentí más feliz. Cuando me fui se trató de un tema económico, pero siempre me costó mucho estar lejos y solo. Tampoco quiero jugar Argentino A en otro equipo, y menos enfrentar a Cipo”, cuenta Germán, uno de los máximos goleadores albinegros en la divisional (suma 36 gritos).

¿El hincha verá un jugador distinto? “Mi última etapa en el club fue en la temporada que perdimos con Patronato. Me tocó hacer el trabajo sucio y en general me sentía un poco lejos del área, donde me siento más cómodo. Mi intención sería estar más cerca de la zona de definición, porque ese es mi fuerte”, remarcó. Así, Morales consiguió otro delantero luego de que se cayera la operación por Agustín Gil Clarotti. Un atacante con personalidad y capacidad de liderazgo, que busca su revancha personal después de tantas pálidas.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios