El sueño de John era pescar una trucha en el Limay: sacó una marrón que picó como un dorado

En el Limay Medio, el estadounidense John Hamilton pudo pescar una hermosa trucha marrón de pique muy agresivo al estilo de los dorados. El relato del guía Gastón Ambrosino.



John Hamilton y la hermosa trucha marrón que pescó en el Limay Medio.

John Hamilton y la hermosa trucha marrón que pescó en el Limay Medio.

El estadounidense John Hamilton no quería dejar la Patagonia sin pescar una buena trucha con mosca seca y a pez visto en el río Limay Medio. Paradojas del destino, lo consiguió el día que presentaba las peores condiciones, cuando se embarcó en este espectacular tramo del río símbolo de la unión entre Neuquén y Río Negro con el guía Gastón Ambrosino.

John Hamilton solía ir a pescar en las afueras de Bariloche y San Martín de los Andes, hasta que en un documental de National Geographic observó imágenes del Limay Medio y la bajada Estancia Colorada. Es de Montana, al este de los Estados Unidos y está acostumbrado a pescar con mosca seca y a pez visto cerca de los sauces, en los remansos. En el Limay Medio, contactó al guía Gastón Ambrosino que respetó esas costumbres y de a poco fue sumando recursos propios de esta zona de la Patagonia. Acá cuenta la historia de la trucha que más alegró a su cliente.

John Hamilton y el guía Gastón Ambrosino embarcados en el Limay Medio.

"En los últimos días el río Limay medio fue cambiando bruscamente su caudal y su estructura se transformó en una sola corredera de orilla a orilla", dice Gastón. "Sumado a las altas temperaturas fue todo un desafío poder pescar a pez visto con equipo #4 y moscas secas y atractoras. Flotamos con John Hamilton con la idea de tentar alguna linda trucha del Limay. Nos fue muy bien con las arcoíris y logramos algunas capturas muy buenas con un promedio de 45/50cms, pero las marrones no se mostraban.

John Hamilton es una apasionado de la pesca en la Patagonia.

"Ayer el río subió 1 metro , comenzó a ponerse verde y a arrastrar muchas hojas, ramas y troncos. Aunque tuvimos un mal presentimiento al comenzar la flotada en el transcurso del día tuvimos varios piques. La primera en subir fue una perca, 4 truchas marrones, 4 truchas arcoíris y otras que le erraron a la mosca. Esta fue la mejor de todas y el pique fue muy agresivo al estilo dorado -continúa Gastón-. La pesca no es capturar peces, es un desafío constante que pone a prueba y enseña a las personas a interpretar diferentes reacciónes en los peces cuando le mostramos nuestra imitación".

Acá podés ver el video de una larga corrida de una arcoíris, antes de que pescara la trucha marrón.


Comentarios


El sueño de John era pescar una trucha en el Limay: sacó una marrón que picó como un dorado