El sueño, hecho trizas

Un puñado de violentos terminó por romper la ilusión de cientos de fanáticos. Durante más de siete meses, los hinchas de Deportivo Viedma fantasearon con un histórico ascenso que finalmente quedó trunco en Río Gallegos.



#

Hispano fue contundente y barrió la serie ante un Depo bajoneado anímicamente.(Foto: Ag. viedma )

Básquet

El ascenso era la ilusión de la capital rionegrina pero la temporada para Deportivo Viedma en el Torneo Nacional de Ascenso tuvo un cierre inesperado.

Fue el menos deseado, no por el rendimiento deportivo o el nivel de su rival, sino por la noche de los incidentes en el polideportivo Cayetano Arias que marcó un antes y un después.

En el primer duelo por las semifinales del TNA, con un discutido doble sobre la chicharra, se generó el peor clima y la posterior agresión hacia los árbitros. La violencia derivó en una dura sanción y ese fue el factor principal de la precoz despedida.

La pena fue dura: sin público en el segundo juego en Viedma y una multa de casi 250 mil pesos. Pero lo que más se sintió fue la ausencia de los hinchas, que durante toda la temporada fue el “sexto hombre”, como lo supo definir Pedro Franco, el capitán .

Hacía cuatro años que el equipo viedmense no superaba el repechaje, que no llegaba a semifinales y no colmaba el Cayetano Arias. A base de buenos resultados y un equipo con varios locales, el público respondió con un lleno total en los playoffs. Pero la ira de un grupo de personas echó a perder todo ese logro.

El equipo santacruceño no dejó pasar la oportunidad, ganó el segundo punto de visitante y el martes por la noche le dio la estocada final.

Bronca, impotencia, desilusión y tristeza fueron algunos de los sentimientos que afloraron después de ese primer partido de la serie. Los jugadores no lograron superar esas emociones negativas y el sueño del ascenso se desvaneció. quedó hecho trizas. Todo por un puñado de violentos.


Comentarios


El sueño, hecho trizas