El tesoro llegó a España

#

Son 23 toneladas de monedas de plata y oro en el barco.

TORREJÓN DE ARDOZ, España (AFP).- Tras una dura batalla judicial, el tesoro del buque "Nuestra Señora de las Mercedes", naufragado en 1804 cuando procedía de Perú y hallado en 2007 por la firma Odyssey de EE. UU., regresó ayer a España, en dos modernos aviones Hércules con un precioso cargamento más pesado de lo previsto. El cargamento de unas 23 toneladas de monedas de plata y oro, que partió de Perú a inicios del siglo XIX, nunca llegó a España ya que fue bombardeado por una flota británica cuando se encontraba ya muy cerca de su destino final, España, frente las costas del Algarve portugués. Dos siglos más tarde, la empresa estadounidense de exploración submarina Odyssey lo encontró, lo recuperó y lo llevó del otro lado del Atlántico hacia EE.UU., a través de Gibraltar. Los aviones habían partido desde la base militar aérea estadounidense MacDill, en Tampa. El tesoro, que regresó tras 200 años a tierra hispana, será instalado en un hangar que será custodiado permanentemente por la Guardia Civil hasta su traslado a un lugar que se mantiene en secreto. El peso total fue de 49.000 libras (más de 23 toneladas), "muchas más de las 17 toneladas pensadas en un principio, porque la primera cantidad que comunicó la empresa se ve que no era la correcta", dijo a la AFP poco antes de su partida desde Tampa (centro de Florida), Miguel Morer, jefe de prensa del Ministerio de Defensa español. Con la llegada de los Hércules ayer a la base militar de Torrejón de Ardoz, termina una batalla legal por este tesoro valorado en más de 500 millones de dólares que enfrentó a España con Odyssey durante cinco años, en los cuales tribunales en Washington, Atlanta y Tampa finalmente fallaron a favor de España. El vuelo con las 595.000 monedas de oro y plata, además de algunas imágenes religiosas y cofres, realizó una escala técnica en una base en Nueva Jersey y luego en Canadá, desde donde finalmente los Hércules volaron hacia la base militar de Madrid. El juez federal Mark Pizzo, de la corte de Tampa, ordenó la entrega del tesoro a España por parte de Odyssey y negó el reclamo de esta compañía a España de reembolsar 412.814 dólares por el almacenaje y conservación del tesoro.


Comentarios


El tesoro llegó a España