El virus y la Copa Libertadores




Mientras el bichito maléfico se esparce por toda América del Sur (en algunos países, de forma totalmente descontrolada, y afectando la salud de miles de individuos) hay una asociación futbolera que pretende la práctica deportiva normal.

¿En qué cabeza lúcida cabe? Que se quiera disputar la Copa Libertadores de América, y además obligando a los equipos de fútbol a presentarse para jugar… Disputar dicha Copa en un proyecto deportivo inviable…

Toda persona que viaja al exterior y llega a su destino debe respetar la cuarentena de 15 días, aislándose en un hotel. Los jugadores deberían hacer exactamente lo mismo, para estar en condiciones “saludables” de competir. Luego, de vuelta en la Argentina, 2 semanas más de aislamiento. Esto es imposible de cumplir, porque luego tendrían que volver a competir, ya sea en el campeonato local de la AFA o el internacional. La Conmebol tiene que priorizar la salud a los negocios, el dinero y los sponsors. La publicidad y los auspiciantes pueden esperar. Algún día, cuando la situación mejore, y los casos de covid sean muchos menos que los actuales, ahí sí se podrá organizar un torneo serio y responsable.

Todo esto es una cuestión de sentido común. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta de que la Libertadores debe de suspenderse. Espero que el presidente de la Argentina junto con Claudio Fabián Tapia y Ginés González García tomen cartas en el asunto. Porque esto no solo es una cuestión futbolística, sino también del Estado argentino.

Y a la Confederación Sudamericana de Fútbol les digo: “no tienen dos dedos de frente”, y “no dejen que el árbol les tape el bosque”.

Están empecinados en obtener grandes sumas de dinero y no piensan en las situaciones límites y sus imponderables (en cuestión de salud) que se podrían llegar a producir, y luego todos vamos a lamentar.

Hugo Modesto Izurdiaga

DNI 11.604.534

Buenos Aires


Comentarios


El virus y la Copa Libertadores