El voto en blanco



Cipolletti

Repasando los resultados de los comicios realizados en Neuquén el último fin de semana, especialmente en lo que atañe a la futura conformación de la Legislatura provincial, debe concluirse que una buena cantidad de electores expresaron, mediante la opción del voto en blanco, no sentirse en condiciones de ser representados por ninguno de los candidatos que proponían los diferentes partidos políticos, alianzas, frentes y colectoras participantes del acto electoral.

Ahora bien, en función de la cantidad de votos en blanco que exteriorizaban ese parecer, que emitieron 20.123 sufragantes, y si a esta manifestación de voluntad popular democráticamente expresada se la incluyera para el reparto de bancas que dispone el sistema D’Hont, le corresponderían dos bancas.

Es fácil deducir quién debe ocupar esas bancas teniendo en cuenta que esos 20.123 ciudadanos votaron a “nadie”, es de pura lógica que “nadie” sea destinatario de esos votos y ocupe las correspondientes bancas durante los cuatro años que dure el mandato popular.

Propongo analizar si no es justo plasmar este razonamiento mediante una reforma a la legislación electoral. ¿O será que nuestros políticos temen que en unos años “nadie” ocupe las 35 bancas de la Legislatura neuquina? Pensémoslo.

Oscar Alberto Lamboglia

DNI 6.067.183


Comentarios


El voto en blanco