Elecciones en Roca: entre la especulación y el corset del calendario

Se instaló el rumor de una convocatoria para junio, pero desde el entorno del intendente Soria lo desmienten. ¿Internas o Congreso en clima sensible para definir los candidatos?



La proyección de María Emilia Soria era la gran incógnita antes de las elecciones provinciales. Ahora la expectativa es mucho mayor.

La proyección de María Emilia Soria era la gran incógnita antes de las elecciones provinciales. Ahora la expectativa es mucho mayor.

La derrota provincial y el 54% logrado en la ciudad puso rápidamente en revisión la estrategia del sorismo para las elecciones municipales de Roca.

El lunes a última hora se instaló fuerte el rumor sobre una convocatoria rápida a para definir intendente, concejales y miembros del Tribunal de Cuentas. Se habló de junio, probablemente el 23, la fecha propuesta por el gobierno provincial para prestar el servicio electoral y que ya fue aceptada por una docena de localidades.

Dirigentes cercanos al intendente, Martín Soria, dijeron ayer a “Río Negro” que “no hay nada de eso” y que la fecha de Roca no formó parte de los análisis iniciales del Frente para la Victoria.

No obstante esas versiones y declaraciones, el escenario impondrá más temprano que tarde la necesidad de una definición.

Soria deberá elegir un punto en el calendario a partir de distintas variables que surgieron el domingo.

En primer lugar, la caída en el nivel de adhesiones. La cosecha del fin de semana fue la más baja entre las últimas seis elecciones en las que apareció el apellido Soria en una lista.

Votar rápido evitaría que ese declive se profundice, siempre y cuando sea lineal la conducta de los electores, algo que nadie puede predecir.

Al mismo tiempo, poner a la ciudad en campaña nuevamente encontraría al oficialismo roquense ante una oposición animada por el triunfo provincial. El sorismo tendrá que evaluar fortalezas y debilidades ante un escenario que seguramente volverá a polarizarse.

Finalmente, no pueden perderse de vista los plazos y fechas.

Además de impedir la simultaneidad con otros comicios, la Carta Orgánica establece la convocatoria a elecciones 60 días antes del día elegido.

Por lo tanto, el mandatario todavía cuenta con dos semanas para hacer el llamado, si finalmente se inclina por la opción de junio.

Sin embargo, el calendario del Partido Justicialista no ofrece la misma holgura y obligaría a cumplir pasos en forma acelerada, algo más difícil de lograr cuando todavía se está asimilando el impacto de la derrota del domingo.

De acuerdo a lo aprobado por el Consejo del PJ, el próximo lunes vence el plazo para la presentación de avales y listas de candidatos, el 17 deben estar los modelos de boletas, para llegar finalmente a las elecciones internas del 21 de abril.

Roca no aparece entre las 15 localidades de esa convocatoria. El Consejo debería volver a reunirse para incluir a la ciudad y luego deberían darse todos esos pasos administrativos hasta llegar a las urnas, en el caso de que se presente más de una lista.

En los últimos tiempos el PJ resolvió todas sus candidaturas a través del Congreso partidario y sin internas.

Pero luego de perder la gobernación, las chances de tener una reunión ordenada de congresales son inciertas.

Y por ahí pasa hoy el gran dilema peronista: convierte las elecciones municipales el primer paso de la recuperación o sufre nuevos golpes, profundizando el desconcierto.


Comentarios


Elecciones en Roca: entre la especulación y el corset del calendario