Fibromialgia, la enfermedad crónica invisible

Existen diversos factores que pueden originar esta condición, que suele afectar a personas de entre 20 y 50 años. Es fundamental estar informado para identificar los síntomas y realizar la consulta con un equipo profesional multidisciplinario.





La fibromialgia es una condición crónica caracterizada por dolor en todo el cuerpo, fatiga severa, problemas para dormir y padecimientos emocionales. Existen diversos factores que pueden causar esta enfermedad, que por lo general afecta a personas entre los 20 y los 50 años. Cada vez hay más herramientas para apoyar el diagnóstico y tratamiento dirigido según las necesidades de cada paciente, pero en este sentido es tan importante estar informado como actuar a tiempo.


“Nadie les cree a las personas que tienen fibromialgia, principalmente porque afecta a jóvenes cuyos exámenes físicos y estudios habituales -como las radiografías o laboratorio- suelen dar resultados normales. Es por eso mismo la denominación de la enfermedad invisible”, sostiene el doctor Pablo De Caso, reumatólogo y especialista en medicina integrativa. El empoderamiento del paciente a través de la validación de los síntomas -ya sean psicológicos, dolor generalizado, problemas digestivos o demás- es el primer paso para una terapia exitosa contra la fibromialgia. “El paciente bien informado y su familia deben ser los protagonistas de la rehabilitación. El médico tratante proporciona las herramientas para facilitar esta transformación”, afirma De Caso, que además es deportólogo.


Causas del dolor



El estrés es el principal impulsor de la fibromialgia. Esta reacción continua y/o cierta composición genética podrían conducir a una sobreproducción constante de adrenalina. El estado hiperadrenérgico persistente provoca insomnio, y luego el sistema persistentemente hiperactivo se convierte en agotamiento y se produce fatiga. “Los impulsores frecuentes de la fibromialgia son los siguientes: un ambiente doméstico vicioso, insatisfacción laboral (tareas repetitivas no gratificantes, acoso, turnos de noche), personalidad rígida-perfeccionista, tabaquismo, sobrepeso, sedentarismo, y dieta poco saludable, entre otros”, describe De Caso.

Por otro lado, los últimos hallazgos evidencian que la fibromialgia tiene un componente autoinmune. Según explica el profesional, “la fibromialgia coexiste con frecuencia con síndromes autoinmunitarios como la tiroiditis, el síndrome de Sjögren o el lupus. La fibromialgia juvenil a menudo se superpone con el síndrome de fatiga crónica, el síndrome de taquicardia ortostática postural o el síndrome de activación de mastocitos”.


Además, hay personas que tienen fibromialgia y sufren alteraciones digestivas que se producen debido a sensibilidades alimentarias como la intolerancia a la glucosa, el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, y el intestino permeable.

Para abordar la enfermedad de forma integral, es importante que los entornos médicos sean complementados con terapias no farmacológicas multidisciplinarias para la fibromialgia. “Idealmente, el grupo terapéutico debe incluir un psicólogo para implementar la terapia cognitivo-conductual, un entrenador certificado (Health Coach) y una nutricionista dietista para formular un plan nutricional adecuado”, destaca De Caso.


Los avances en prevención



La disfunción intestinal (intestino irritable, disbiosis, intestino permeable) podría fácilmente generar una inflamación sistémica. “Si su intestino se inflama, podría propagarse por todo el cuerpo conforme se multiplican las citoquinas, moléculas causales de inflamación”, expone De Caso. Existen pruebas de microbiota que permiten evaluar la funcionalidad del intestino.

Dentro de este contexto, cada vez hay más avances científicos y tecnológicos para estas situaciones. Por ejemplo, la empresa argentina Innovum cuenta con el “FibroKit”, desarrollado por Pronacera Therapeutics y la Universidad de Sevilla (España), que permite realizar un estudio de microbiota y valorar la funcionalidad del sistema inmunológico. Lo hace a través de una muestra de sangre y materia fecal, en donde con técnicas de ADN puede conocer con exactitud todos los detalles de la microbiota.

A nivel celular, las disfunciones mitocondriales pueden desencadenar la fibromialgia, provocando fatiga después del dolor. Actualmente también hay pruebas para valorar la función de las mitocondrias.

Existen innovadoras herramientas para tratar e identificar la fibromialgia, pese a que el cuadro de dolor pueda resultar difuso. Es fundamental conocerlas, para poder realizar la consulta oportuna con un profesional, obtener un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado e integral.


Temas

En Casa Salud

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Fibromialgia, la enfermedad crónica invisible