En febrero la carne subió 20% y se opta por cortes más económicos

Desde las carnicerías reconocieron que se nota una baja en las ventas a pesar de que absorbieron parte de los aumentos para minimizar el impacto.



La carne durante febrero subió su valor en tres oportunidades y rondó un 20 por ciento el incremento. Los nuevos precios se atribuyen a la escasez de oferta. Desde las carnicerías sostuvieron que este año hay una leve caída en las ventas y que los clientes recurren a cortes más económicos y el pollo se convirtió en una alternativa .

“En febrero aumentó tres veces y fue un 20 por ciento de aumento. No todo pero gran parte se volcó al precio de venta y fue en todos los cortes”, sostuvo Rubén Palma, propietario de una carnicería de calle San Martín al 3400.

“Alguien que antes se llevaba dos kilos de asado, ahora se lleva un kilo de asado y se llevan un pollo o lo completan con chorizo”, observó Palma sobre cómo la variación cambió las compras de los clientes.

Comentó el carnicero que los proveedores les informan que la suba es porque “hay poca hacienda”.

En un mes

3 subas
hubo en el valor de la carne durante febrero. Las carnicerías dicen que absorbieron parte del incremento.

Dijo que las ventas en lo que va de 2019 disminuyeron un 10 por ciento aunque también lo atribuyó al período de vacaciones.

No solo dijo que se opta por cortes un poco más económicos sino que la clientela además reduce la cantidad . “En vez de llevarse un kilo de carne picada compra medio kilo por ejemplo”.

Amplió que además del pollo (85 pesos el kilo) otra opción económica es el puchero a 150 pesos y una alternativa para la parrilla es la tapa de asado que vale 280 pesos cuando el asado de costilla está 359 pesos.

“Se notó mucho la suba porque algo que salía 300 pesos como un corte para milanesa como la nalga se fue a 350 pesos en un mes y medio”, dijo Pablo Suárez que hace trece años está en el rubro y trabaja en un local en calle Islas Malvinas.

“La gente se queja porque está caro. Es imposible para una familia grande hoy comer un bife porque el precio es de 350 pesos el kilo”.

Pablo Suárez de la carnicería La Taba de calle Islas Malvinas al 100

Contó que había cortes que el año pasado periódicamente “venía subiendo de a cinco pesos pero ahora en dos semanas subió 25 pesos”.

Uno de los cortes a más bajo precio es la paleta que está a 260 pesos.

“Antes la gente en un fin de semana para un asado compraba pero hoy trata de buscar otra opción. Se lleva su costillar pero se lleva tapa de asado o nalga que es más accesible”.

El costo de un corte para asado ronda los 380 pesos y a principio de año estaba 330 pesos. Suárez dio como ejemplo que un costillar de 7 kilos está 3.000 pesos.

“Se decía que la carne no estaba al precio que tenía que estar y por eso subió todo de golpe”, señaló el comerciante.

“Las personas que vienen apartaron las costeletas o bifes que eran muy llevados y hoy las ofertas de puchero, las milanesas de pollo o pechugas se compran mucho”, reveló.

En el local el kilo de milanesas de pollo esta a 190 pesos.

“Con los costos hoy tampoco al carnicero le deja una ganancia pero no se puede poner tan caro”, sostuvo.

Marcó que la disminución en las ventas se nota sobre todo durante los días de semana “y este año se notó mucho después de enero las bajas”.

La carne subió un 54,77% en un año, según datos provinciales. Foto: Mauro Pérez

Escasez en la hacienda por el clima y el mercado

Según el último informe de la Dirección Provincial de Estadística y Censos de la Provincia del Neuquén de enero de 2019 la variación interanual de carnes (frescas, conservas y embutidos) fue de 54,77 % solo por debajo de los productos de panificación, cereales y pastas (90,88 %).

En una consulta de “Río Negro” por diferentes carnicerías y frigoríficos comentaron algunos de sus valores.

En un frigorífico ubicado en calle Catriel el kilo de cuadril está a 294 pesos, la bola de lomo a 284 pesos, el asado con hueso a 315 pesos, la cuadrada 289 el kilo, el lomo a 320 pesos, y el vacío a 299 pesos.

Desde el Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) señalaron que la suba tiene como base la escasez de la oferta. Esta se la relacionó a las consecuencias de la sequía e inundaciones de los últimos dos años y que el mercado no promovió la oferta.

Las carnicerías indicaron que incluso absorbieron parte de la suba y que el margen de ganancia por las ventas es casi nulo. Observan una baja en las ventas que se acentuó desde inicios de 2019. El kilo de asado a inicios de 2018 estaba a 200 pesos y terminó a 270 pesos, y en solo dos meses se incrementó un 25 por ciento. Hoy ronda los 350 pesos el kilo.


Comentarios


En febrero la carne subió 20% y se opta por cortes más económicos