En la Copa sigo yo

Salieron 0-0, pero el Millo había ganado en la ida.



#

Sudamericana

FBaires

River tuvo su dulce venganza copera. Luego de perder con San Lorenzo de manera muy polémica por el torneo local, se valió de la ventaja que sacó en la ida (1-0), tuvo mucho aguante y con el 0-0 se metió los octavos de final de la Sudamericana.

De esta forma, el tridente de partidos entre el Millonario y el Santo terminó con una sonrisa para los de Ramón Díaz, que en la próxima instancia se las verán con Liga de Loja. Primero jugarán en Ecuador y el cierre será en el Monumental.

Cuando los 22 protagonistas entraron en acción, apareció el primer dato: el campo de juego estaba mojado, demasiado mojado y por eso, varios anduvieron por el piso.

Y esta situación le dio paso a la primera situación clara del partido. Se cayó Pezzella, la pelota le quedó a Verón y Barovero resolvió el mano a mano de manera brillante.

Con esa llegada, el Santo dijo presente en el partido y se hizo dueño de la pelota, pero no generó demasiado peligro en el arco millonario.

El Millo apostó a la contra y cuando la salida fue Lanzini, el público se entusiasmo. Sin embargo, Manu no tuvo compañía , Mora quedó demasiado aislado y Carbonero-Leo Ponzio, los de mejor manejo en la previa, no fueron claros.

Y a los 41, otra vez casi pega el Santo. Cauteruccio quedó de frente a Barovero, que otra vez tuvo una resolución magistral y atoró al delantero en el momento justo.

El segundo tiempo casi empieza con un grito en el Monumental. Navarro se hizo cargo de un tiro libre, le metió mucha precisión y la pelota dio en el travesaño.

La respuesta del local llegó sobre el cuarto de hora. A la salida de un córner pifió la defensa de San Lorenzo y Carbonero tiró un buscapié que no encontró un compañero de milagro.

A esa altura, el partido era de mucha paridad, muy peleado en el medio y con todas las miradas en los retoques de Ramón Díaz y Juan Antonio Pizzi desde el banco.

Llegaron los cambios y en los últimos 20, el Santo fue por el “empate” en la serie. Dejó espacios y River avisó un par de veces. Le faltó claridad, porque tranquilamente pudo liquidar la eliminatoria sin tener que esperar hasta los minutos finales.

La gran jugada de la noche se dio a los 37 del complemento, cuando Barovero ratificó que fue el mejor de la cancha, cuando tapó otro mano a mano, esta vez a Villalba y en el rebote, se lo perdió Kannemann. Desde ahí hasta el cierre, River no pasó sofocones e incluso tuvo dos posibilidades de sellar la serie. En la más clara, falló Carbonero.

El Millo tuvo aguante, se tomó una revancha y sigue en la copa. San Lorenzo, que soñaba con la triple corona, deberá tachar una y seguir con el Inicial y la Argentina.

Objetivo cumplido: El Millonario aguantó la ventaja obtenida en el Nuevo Gasómetro y continúa en la competencia continental.


Comentarios


En la Copa sigo yo