Cómo es el plan de Nación para subir hasta un 250% las tarifas

Con las audiencias públicas el gobierno pondrá en marcha una nueva tanda de incrementos y el inicio de la segmentación. Las medidas ya enfrentan a los funcionarios del sector y anticipan un acalorado debate.




El área de Energía dentro del gobierno nacional es con seguridad el sector en donde se ven con más claridad las diferencias en el seno del Frente de Todos, y en los próximos días deberá definir lo que será posiblemente el punto más fuerte en la gestión de Alberto Fernández: la aplicación o no de tarifazos en los servicios de luz y gas.

De acuerdo a los informes que desde la secretaría de Energía de la Nación, que conduce Darío Martínez, se han incorporado a las audiencias públicas del próximo 10,11 y 12 de mayo, el segmento de los usuarios que deberá afrontar la quita total de los subsidios a la energía se enfrenta a una suba de hasta el 250%, un tarifazo que promete ahondar aún más la grieta entre los sectores del gobierno.

Esas diferencias no solo ya se vienen plasmando en las declaraciones y acciones de funcionarios clave del área de Energía, como el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, quien por medio de una nota interna ya pateó el tablero y acusó al sector que impulsa las audiencias públicas de responder a los lineamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sino también en declaraciones de otro alfil en la cartera que responde al sector de la vicepresidenta Cristina Fernández como es el interventor del Enargas, Federico Bernal, quien planteó que no avalará aumentos por los que la gente “tenga que dejar de comprar comida”.

Bernal tiene en esta pelea interna la sartén por el mango, ya que será quien finalmente deba autorizar si se aplican, y cómo, los aumentos en el caso del gas natural.

Pero aún antes de llegar a ese punto, el gobierno deberá sortear lo que ya prometen ser una seguidilla de golpes en las audiencias públicas en las que se debatirán los aumentos y el inicio de la segmentación de los usuarios.

El dato

25,5%
es el incremento que Nación estimó para el servicio de gas natural en la Patagonia. Comenzaría a regir en junio.

Desde agrupaciones como la Unión de Usuarios y Consumidores se llamó a la sociedad a “asistir masivamente a las audiencias”, que pese al reclamo se realizarán en forma virtual.

“Necesitamos una amplísima participación sobre todo en la tercera audiencia, la de segmentación. Necesitamos una escucha muy profunda de parte de los responsables del Estado”, indicó el presidente del organismo, Claudio Boada, a Energía On.

Y señaló que “la segmentación y quita de subsidios en sí tiene una justicia y una razonabilidad, pero hay que ver quiénes entran en ese 10% a los que se les quitarían los subsidios”.

Un punto sobre el que marcó que “en la convocatoria se habla de subas graduales, pero lo que tenemos es una puja entre las necesidades de la gente y esta gradualidad, y las necesidades del ministerio de Economía y el acuerdo con el FMI”.


Tres segmentos de usuarios


El reacomodamiento de tarifas que se apunta aplicar tanto en el precio de la energía eléctrica como en el gas, dividirá por primera vez a los usuarios del país en tres grupos.

Esta diferenciación hará que los aumentos de tarifas que se apliquen en junio, justo cuando el frío aprieta y se dispara el consumo, vayan desde cero hasta un techo del 250% de suba para quienes se defina la quita total de los subsidios.

El primer grupo, más claramente definido es el de menores recursos, ya que se trata de los usuarios que están reconocidos actualmente en las tarifas sociales. En el caso del gas natural, este segmento por ejemplo se anunció que no tendrá aumentos en lo que resta del año.

Para el servicio de energía eléctrica, nada es claro por fuera del AMBA, ya que si bien se busca modificar el Precio Estacional (PEST) que impactaría en todas las distribuidoras del país, la definición que tome el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) solo será para los usuarios de Edesur y Edenor, quedando las subas del resto del país en manos de cada uno de los poderes concedentes.

Nación busca segmentar las tarifas de luz y gas natural retirando en los sectores más pudientes la totalidad de los subsidios.

El segundo grupo de usuarios que se busca definir desde Nación corresponde al de mayores ingresos, un segmento que si bien en el AMBA se podría delimitar por polígonos de alto valor inmobiliario, para el resto del país se detalló que se busca segmentarlo por su capacidad económica.

Según la propuesta elaborada por la subsecretaría de Planeamiento Energético que conduce Santiago López Osornio, serán considerados como parte del 10% más rico del país quienes cumplan con alguna de las siguientes condiciones: aquellas familias que tengan un ingreso de unos 315.000 pesos mensuales, que equivalen a 3,5 Canastas Básicas Totales, titulares que tengan más de tres propiedades a su nombre, 3 vehículos con menos de 5 años de antigüedad, y aviones o embarcaciones de lujo.

En tanto que el tercer grupo de usuarios se determinará por descarte, por no estar ni el grupo de la tarifa social, ni el de más altos recursos.

Mientras este extenso grupo intermedio se enfrenta a un aumento en la tarifa del gas que en las provincias de la Patagonia llegaría al 25,5%, quienes se ubiquen en el grupo de quita de subsidios enfrentarían un alza de hasta el 250% en las boletas del gas que está previsto que además entre en vigencia en uno de los meses de mayor consumo como es junio.


Zona patagónica y zona fría


Las propuestas de segmentación y de análisis del costo del gas para este invierno que se estimó que solo en la demanda residencial sumará 3.063 millones de dólares, nada dicen sobre dos puntos sensibles: los descuentos de zonas, y una indexación zonal a la hora de medir ingresos.

Fuentes del gobierno nacional explicaron que en el caso de las zonas Patagónica y Fría del gas, esas reducciones en el valor que se abona del servicio seguirán vigentes ya que en ambos casos están aprobadas por leyes y además no implican subsidios del Estado sino que se financian con el aporte de los mismo usuarios.

En el caso de lo que se define como la zona desfavorable a la hora de calcular salarios, las fuentes consultadas reconocieron que no está incorporado pero que podría avanzarse en su aplicación, dado que después de todo es el mismo Estado es que reconoce las diferencias del costo de vida en los diversos puntos del país.

Puntos como este, que no contempla que esos 314.000 pesos no rinden igual en lugares como CABA, Jujuy o Ushuaia; indefiniciones sobre si la quita de subsidios será gradual como se sostiene en los considerandos de los documentos y la dificultad para que una determinada distribuidora pueda identificar cuál de sus usuarios sobrepasa esos parámetros, son puntos que alientan a varios actores del sector a poner en dudas que el plan de segmentación en tres grupos pueda aplicarse en junio.

En un contexto de inflación cada vez más acelerada, con costos de la energía que trepan por las importaciones y que podrían disparar los subsidios del sector energético a más de 16.000 millones de dólares, 5.000 más que el año pasado, la grieta interna del gobierno podría terminar de armar un coctel explosivo, en momentos en los que no son pocos los que ya se miden el traje de candidatos para el año que viene.


La agenda de las audiencias públicas


Según la convocatoria realizada por la secretaría de Energía de la Nación, la primera de las audiencias públicas programadas tendrá lugar el martes 10 de mayo, a las 10 de la mañana y como en los demás casos será en forma virtual.

En ese encuentro se analizará el precio estacional de la energía eléctrica (PEST) que incidirá de lleno en las tarifas bonaerenses de Edesur y Edenor pero sin dudas se trasladará luego al resto de las distribuidoras del país.

En el caso de las dos firmas mencionadas, desde el Ejecutivo ya se resolvió que habrá una suba del 6% para los usuarios de la tarifa social, y del 17% en promedio para la gran mayoría de los usuarios residenciales.

El miércoles 11 será el turno de la segunda audiencia pública, en este caso para debatir el precio del gas en boca de pozo (PIST). La definición anticipada por Energía es que se aplique un aumento del 21,5% en promedio en las boletas de la mayoría de los usuarios residenciales, que trepará al 25,5% en la Patagonia y se sumará a las subas aplicadas en marzo llevando el total de aumentos para el segmento al 42,7%.

Las subas en debate son las segundas del año. Foto: Archivo. Chino Leiva

La última de las audiencias públicas convocadas para el jueves 12 abordará la segmentación de usuarios y es cuando se espera que el gobierno dé mayores precisiones sobre los parámetros anunciados.

Para inscribirse en las audiencias se debe ingresar al link https://www.argentina.gob.ar/economia/energia/audiencia-publica-gas . Además se pueden enviar escritos que deberán ser tomados en cuenta en el informe final de cada una de las audiencias.

Escuchá a Victoria Terzaghi editora del suplemento Energía On en «Vos a Diario» por RN RADIO:

Sintonizá RN RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 105.7 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App. 


Comentarios


Logo Rio Negro
Cómo es el plan de Nación para subir hasta un 250% las tarifas