Cómo es la primera «batería de arena» del mundo que guarda por meses la energía para una ciudad

El sistema consiste en almacenar energía eléctrica en forma de calor en más de 100 toneladas de arena dentro de un silo. De esta manera, la energía se aprovecha meses más tarde para la calefacción de edificios.




Kankaanpää, al oeste de Finlandia, es la cuna de la primera batería de arena comercial. La energía eléctrica excedente se almacena en forma de calor en 100 toneladas de arena. Este último puede ser reservado durante meses y abastecer de calefacción a la ciudad según detallaron desde Polar Night Energy, la firma creadora de esta iniciativa.

La batería es un almacenamiento de energía térmica a alta temperatura que utiliza arena o materiales similares a la arena como medio de almacenamiento. La primera del mundo, instalada en Finlandia, está conectada a la red de calefacción urbana de edificios residenciales y comerciales, como viviendas y la piscina municipal.

El almacenamiento se produce en un silo aislado de siete metros hecho de acero, lleno de arena y tuberías de transferencia de calor. Además, se instaló un equipo por fuera del almacenamiento que contiene los componentes de automatización, válvulas, un ventilador y un intercambiador de calor o un generador de vapor.

La energía eléctrica se transfiere al almacenamiento de calor a través de una disposición de tubería de aire de circuito cerrado. El aire se calienta usando resistencias eléctricas y circula en la tubería de transferencia de calor. Esta iniciativa tiene de vida útil «una decena de años«, aseguraron.

La red de calefacción en la ciudad es operada por una empresa de energía llamada Vatajankoski, para la que se construyó la planta de almacenamiento de calor. Este primer acumulador instalado tiene una potencia calorífica de 100 kW y una capacidad de 8 MWh y ya está en funcionamiento.

La iniciativa busca almacenar el excedente de la energía renovable. Foto: BBC News.

De esta forma, este contenedor de acero de aproximadamente cuatro metros de ancho y siete de alto aprovecha el excedente en la producción de energía, incluso «si es masivo». En esta primera experiencia no se almacena excedente de energía renovable.

Este tipo de reservorio no almacena electricidad en sí. Al convertirla en calor requiere utilizar turbinas como la turbina ORC (Organic Rankine Cycle) o una turbina de vapor para volver a ser energía eléctrica. Para ello, necesitarían «inversiones adicionales a la tecnología de turbinas, y la conversión a electricidad tiene pérdidas inherentes, lo que complica el aspecto económico«, explicaron.

Esta iniciativa despierta expectativas tras el corte del suministro de gas efectuado por Rusia al país nórdico. Según las distribuidoras locales, la decisión surgió después de que Finlandia se negara a pagar en rublos al proveedor ruso. También influyó la solicitud del país para ingresar a la OTAN en el marco de la guerra en Ucrania.

En la matriz energética de Finlandia, el gas representa sólo el 8%. Esta cantidad es importada desde Rusia casi en su totalidad según detalló la agencia de noticias AFP.

La temperatura máxima en el almacenamiento de calor de Kankaanpää puede alcanzar unos 600°C en las 100 toneladas de arena. Sin embargo, puede alcanzar mayores niveles superando los 1000°C «según las necesidades del cliente», explicaron.

En cuanto a la arena utilizada, el almacenamiento no varía significativamente según el tamaño del grano. Por lo que desde PNE detallaron que prefieren «materiales de alta densidad y bajo costo que no provengan de fuentes escasas. A su vez, buscan «utilizar materiales que no son aptos para la industria de la construcción«.


Comentarios


Logo Rio Negro
Cómo es la primera «batería de arena» del mundo que guarda por meses la energía para una ciudad