Cómo impacta la invasión a Ucrania en las renovables

La disparada del precio de la energía reactivó las inversiones en el segmento. No obstante, en Argentina la falta de capacidad de transporte y de financiamiento limitan las acciones.




La invasión rusa a Ucrania generó un sacudón en el sector energético de todo el mundo al disparar los precios de la energía por la menor oferta de combustibles fósiles rusos, producto de las sanciones impuestas. Pero esa disparada de valores sirvió para reactivar al segmento de las energías renovables que durante los dos años de pandemia había retrocedido varios puestos.

“La guerra de Ucrania es a la transición vía gas, lo que fue Fukushima a la transición nuclear”, aseguró el secretario del Board Global Solar Council y expresidente de la Cámara de Energías Renovables de Argentina (Cader), Marcelo Alvarez.

Y explicó que “es triste que para aprender necesitemos experiencias tan dramáticas y violentas pero en la tecnología nuclear se decía en su momento que era un evento imposible y a partir del hecho se cambiaron las políticas de transición, acelerando el proceso de transición en renovables. Hoy Europa, que dependía del gas barato ruso, ve un aumento de todos los precios de la energía, y un movimiento de la inversión hacia catalizar el proceso de las renovables”.

Alvarez explicó que “todos los países de la Unión Europea sobre todo los de Europa Occidental han modificado sus objetivos 2030-2050 de renovables al alza, a partir de lo que pasó con Ucrania”.

A nivel global, el especialista indicó que la inversión en renovables venía creciendo, de hecho de toda la capacidad nueva del mundo para generar electricidad en el 2019 el 72% era de energías renovables, pero esto se interrumpe con la pandemia en 2020 y 2021 cuando se invirtió siete veces más en planes de recuperación de mercados fósiles”.


Qué sucede con las renovables de Argentina


Mientras a nivel global, en especial en Europa ya se ven las primeras grandes inversiones en el sector de las renovables, en Argentina el impacto de la disparada de precios causada por la invasión rusa no tiene el mismo efecto a raíz de una serie de factores propios.

“Argentina tiene sus propios problemas preexistentes a la pandemia y a la guerra que se agravan ahora. Las dos principales barreras que tiene Argentina desde el 2018 son la saturación de las redes de alta tensión para poder despachar nuevos proyectos de energías renovables y la tasa de interés del mercado de capitales”, indicó el expresidente de la Cader.

En el caso del acceso al financiamiento, explicó que en el país “cuando conseguís financiamiento para un proyecto de este tipo, la tasa de interés es con suerte entre dos y tres veces superior a la que se tiene para un proyecto en Chile y Bolivia, para no ir a países centrales”.

Además, destacó que tanto la pandemia por el covid como la invasión rusa “agravan algunos impactos como en los componentes que son importados y el costo de logística que se multiplicó 7 veces”. Por lo que remarcó que “está trabado el avance local”.

Álvarez recordó que de acuerdo a la Ley 27191 Argentina fijó sus propias metas en el desarrollo de energías renovables: “El año pasado debiéramos haber estado en el 16% de cobertura y estuvimos en algo más del 12%, así que estamos atrasados respecto de nuestros propios objetivos”, señaló el referente del Global Solar Council.

Pero no todas son malas noticias para el país, ya que Alvarez detalló que se comenzó a trabajar junto a Nación en un plan para sumar pequeñas y medianas centrales, de no más de 9 MW de potencia, en las redes de distribución que sí tienen capacidad para sumar esa generación.

“Esto genera mucho trabajo pyme tiene mucho impacto en las economías regionales y permite que sean empresas regionales y en un segundo piso una serie de inversores que compren varios de esos proyectos y consigan fondos en el exterior daría una estructura de escala que sea más competitivo», destacó Álvarez.


Comentarios


Logo Rio Negro
Cómo impacta la invasión a Ucrania en las renovables