La balanza comercial de energía arrojó un déficit de 2600 millones de dólares

Las exportaciones e importaciones energéticas fueron las más altas de la década. El monto se desprende de la diferencia entre un elemento y otro.




El aumento en la demanda de productos energéticos a nivel local sumado al incremento en los precios internacionales generó el déficit comercial en el sector más crítico desde 2014. La diferencia entre las importaciones y exportaciones de energía dio un saldo negativo y la balanza cerró el semestre con un déficit superior a los 2.600 millones de dólares.  

Un punto que se puede destacar antes de ingresar en detalles, para bien y para mal, es que las importaciones y exportaciones energéticas del semestre fueron las más altas de la última década. Sin embargo, el mayor incremento de las importaciones se tradujo en un sensible deterioro del saldo comercial del sector, que cerró con un rojo de 2.648 millones de dólares.  

Los registros oficiales dan cuenta que las ventas de productos energéticos al exterior aumentaron un 105% y las importaciones otro 190% en los primeros 6 meses del año. Los datos fueron extraídos del Instituto Nacional y de Estadística y Censos (INDEC) y de una recopilación de la consultora Economía y Energía, (E&E) que lidera Nicolás Arceo.  

En números

105%
es lo que aumentaron las exportaciones de productos energéticos a nivel interanual.

Según detallaron desde la consultora, el aumento en los precios internacionales de los commodities en la pospandeia y su exacerbación tras el inicio de la guerra en Ucrania se conjuntaron y generaron un importante deterioro del saldo comercial energético.

El aumento en la demanda de gas, sumado a la escasa oferta local, producto de la saturación de las redes de transporte desde la Cuenca Neuquina y el declino en la producción del resto de las cuencas, condujeron a una creciente necesidad de importaciones. Algo que se podría haber mitigado, por ejemplo, si el gasoducto Néstor Kirchner hubiese estado operativo. 

En otros números la demanda doméstica de productos energéticos aumentó en el primer semestre de este año, comparado al mismo período de 2019, último sin pandemia. En detalle, las ventas de nafta aumentaron un 8%; las de gasoil un 12%, la demanda de gas residencial un 17% y la de energía eléctrica otro 18%. 


El gasoil apuntaló las importaciones de energía 


La escasez de gasoil que perjudicó la demanda durante 4 meses a nivel nacional tuvo su impacto en la balanza energética, ya que las importaciones del combustible se incrementaron por encima de lo que se compra normalmente. Los datos que se detallan a continuación comprarán únicamente el dinero que se destinó y no las cantidades de cada producto.  

En total, se destinaron 6.609 millones de dólares (un salto de 190%) en importaciones de productos energéticos. 

En números

6.609
millones de dólares destinó el Estado en importaciones de energía en el primer semestre del año, un 190% más que en la primera mitad de 2021.

Según los datos oficiales, el 68% de aumento interanual de las importaciones del semestre responden directamente a un aumento en las compras de gasoil por 1.882 millones de dólares y de Gas Natural Licuado (GNL) 1.044 millones de dólares. Para aclarar, este es el saldo adicional que se gastó en el primer semestre de 2022 en ambos productos. 

De los 6,609 millones de dólares que se gastaron, un 40% fueron compras de gasoil por 2.670 millones de dólares, un 22% correspondieron a GNL por 1.421 millones de dólares y, por último, las de gas natural representaron el 11% del total por 735 millones de dólares. Es decir, que entre estos productos se explica el 73% de las importaciones, o unos 4.826 millones de dólares.  


El petróleo lideró las exportaciones 


En términos de ingresos, las exportaciones de energía durante el primer semestre totalizaron los 3.961 millones de dólares que fueron impulsadas por las ventas de petróleo al exterior. En total, se ve un salto del 105% o de 2.032 millones de dólares, sobre el mismo período del año pasado.  

A su vez, el 57% de ese dinero adicional responde a exportaciones de petróleo que fueron impulsadas por Vaca Muerta. En dólares significan unos 1.165 millones de dólares extras. 

Por último, de los 3,961 millones de dólares que ingresaron por exportaciones, el 48% fueron exportaciones de petróleo por unos 1.889 millones de dólares y otro 18% correspondió a ventas búnker (combustibles marítimos) por 708 millones de dólares. Las otras dos fuentes de ingresos más altas fueron por unos 365 millones de dólares, que representaron un 9%.  


Comentarios


Logo Rio Negro
La balanza comercial de energía arrojó un déficit de 2600 millones de dólares