Designaciones hacen crujir al Frente de Todos en Río Negro

El acto de esta semana en el aeropuerto de Bariloche expuso las disputas entre referentes legislativos. García Larraburu observa “demasiado camporismo”.





Doñate, Martini y Soria: primera línea en el aeropuerto. La senadora decidió no concurrir al acto.

La disputa empezó con lentos movimientos. En enero tomó ritmo. Y ahora la velocidad de los movimientos genera roces que ponen en riesgo la tan promocionada unidad con la que se ganaron las elecciones. El Frente de Todos no vive días tranquilos en Río Negro, porque sus principales referentes en el Congreso no comparten el criterio para cubrir los cargos en las delegaciones del gobierno nacional que funcionan en la provincia.

En medio de ese clima llegará este viernes el presidente, Alberto Fernández, por lo tanto será todo un desafío para el oficialismo nacional disimular sus discrepancias en la provincia.

El malestar formaba parte de comentarios, pero esta semana se cristalizó con una notoria ausencia en un acto oficial.

En Bariloche, su ciudad; para una actividad que conoce en profundidad, como es el turismo; todos descontaban el lunes que la senadora Silvina García Larraburu sería parte de la comitiva oficial que recibió al ministro Matías Lammens, para el anuncio de los nuevos vuelos de Aerolíneas Argentinas que conectarán la cordillera rionegrina con San Pablo desde el próximo invierno.

Incluso su nombre fue mencionado durante el acto en el aeropuerto. Pero, con su estatura, no fue muy difícil confirmar que la parlamentaria no estaba en el salón. Y más tarde se supo que nunca hubiese estado, porque por estas horas no tiene intenciones de compartir actividades con su colega Martín Doñate y con el diputado Martín Soria.

“Dan vergüenza ajena”, fue el sentimiento que la senadora transmitió a distintos allegados, cuando le preguntaron por qué no estuvo junto a sus “compañeros” para el anuncio de las novedades en materia de turismo.

Y esa conclusión, según pudo confirmar RÍO NEGRO a partir del relato coincidente de tres fuentes del peronismo provincial, surge de la elección de varios delegados nacionales nombrados durante los últimos días.

García Larraburu observa “demasiado camporismo” en las oficinas rionegrinas, advirtiendo que Doñate corrió varios límites en lo que inicialmente iba a ser un reparto regional de las designaciones.

RÍO NEGRO consultó ayer al senador oriundo de Luis Beltrán sobre el malestar interno por la cobertura de vacantes en la provincia. Su respuesta fue breve: “No tengo conocimiento”.

De todas maneras, no pasó inadvertido tampoco el nombramiento de María Rosa Dupin en Migraciones, cercana a la legisladora y exintendenta, María Eugenia Martini, pero que también fue recibida por Doñate en su despacho de Buenos Aires el 9 de febrero pasado.

En Bariloche también fueron resueltas las llegadas de Alejandro Soraires a Trabajo y Claudio Thieck a la Comisión Nacional Reguladora de Transporte.

Este último ya había sido cuestionado cuando Martín Soria lo aceptó como candidato a legislador, por las causas judiciales en las que tuvo que defenderse en el pasado, entre ellas la del robo al banco de El Maitén, en el 2005.

Desde el entorno de García Larraburu cuentan también que el enojo quedó asentado en Whatsapp, con palabras poco amables enviadas a quienes fueron sus compañeros de lista el año pasado.


Comentarios


Designaciones hacen crujir al Frente de Todos en Río Negro