La foto de los tatuajes

“Nosotros seguimos investigando para que se sepa la verdad y tener justicia”, agregó. Los tatuajes de Santiago fueron la clave para el reconocimiento de los restos.





“Es Santiago”.

Sergio Maldonado comunicó ayer, a la salida de la morgue judicial porteña, que el cuerpo hallado el martes en el río Chubut es el de su hermano, Santiago Maldonado. La familia pudo reconocerlo por sus tatuajes. La gran pregunta ahora: qué pasó con él. Ayer se desarrolló la autopsia para definir cómo y en qué circunstancias murió. Para la familia, “el responsable es Gendarmería”. Dijeron que buscarán a quienes “colaboraron en el encubrimiento y perjudicaron el proceso de búsqueda”. Criticaron al gobierno y aseguraron que se “podría haber hecho mucho más”.

La autopsia había comenzado siete horas antes. Sergio –acompañado por su mujer Andrea y el tercer hermano Maldonado, Germán– salió por la puerta de la morgue, cubierta de flores, velas y fotos en homenaje a Santiago, para dar una noticia que causó conmoción a pesar de todos los indicios.

“Se merecen una respuesta y por eso estamos acá. Le vamos a pedir que tengan respeto por mi familia, por nosotros, porque necesitamos estar más tranquilos. Pudimos mirar el cuerpo, reconocimos sus tatuajes, así que estamos convencidos de que es Santiago”, dijo Sergio, quien se negó a responder preguntas.

A continuación, volvió a responsabilizar a la Gendarmería que, hace más de 80 días, el 1º de agosto, reprimió la protesta mapuche donde fue visto por última vez el joven tatuador de 28 años, a metros de donde fue hallado su cuerpo el martes.

“Esto no quita que el responsable es Gendarmería, con lo cual nosotros seguimos investigando para que se sepa la verdad y tener justicia”, afirmó Sergio. A pesar del reconocimiento de la identidad del cuerpo, también advirtió que la confirmación final se tendrá con el análisis de ADN en los próximos días.

Minutos más tarde, en santiagomaldonado.com, la página que la familia utilizó los últimos dos meses para informar, desmentir datos falsos y denunciar hostigamientos, se volvió a pedir justicia: “Necesitamos saber qué le sucedió a Santiago y quiénes son los responsables de su muerte. Todos. No sólo quienes le quitaron la vida sino los que, por acción u omisión, colaboraron en el encubrimiento y perjudicaron el proceso de búsqueda”, dice el comunicado de la familia.

Luego de recordar la “inacción, ineficacia y parcialidad” del primer juez de la causa, Guido Otranto, cargaron contra el gobierno nacional por negarse a colaborar “con expertos de la ONU”. El Ejecutivo había rechazado en septiembre armar una comisión especial por el caso Maldonado.

A penas conocida la noticia, se especuló con la posibilidad de que el gobierno organizara una conferencia de prensa. Finalmente, sin conferencia pero en diálogo con la prensa, el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, se refirió al caso. “Sea quien sea el responsable tendrá que asumir todas las consecuencias de sus actos”, dijo el ministro en diálogo con TN.

“Nadie podrá sacarnos de la cabeza que se podría haber hecho mucho más y mucho antes”, afirmó ayer la familia, y advirtió: “La incertidumbre sobre su paradero ha terminado. El calvario que nuestra familia inició el mismo día en que supimos de su desaparición no terminará hasta obtener justicia”.

La Justicia deberá determinar ahora la fecha precisa, el modo y las circunstancias en que murió Maldonado. La familia Maldonado y el resto de las querellas de organismos de derechos humanos denunciaron desde el comienzo que se trató de una “desaparición forzada”.

Ayer, con suma precaución y hermetismo, alrededor de 20 peritos (de todas las partes), con la participación de veedores, y encabezados por el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), comenzaron la autopsia.

Al cierre de esta edición, desde los organismos de derechos humanos advirtieron que la tarea se extendería por lo menos hasta la medianoche.

Los resultados de los exámenes comenzarán a conocerse entre las próximas horas y los próximos días.

La pregunta que se escuchó en todo el país durante los últimos dos meses y medio quedó ayer respondida: Santiago estaba anoche en la morgue de la Ciudad de Buenos Aires. Qué pasó con él comenzará a saberse a partir de ahora.

La autopsia había comenzado siete horas antes. Sergio, su mujer y Germán, el otro hermano, salieron por la puerta de la morgue, cubierta de flores.

Zuleta: “Afecta al gobierno, pero no hay quien pueda capitalizar la situación”

Enrique Zuleta Puceiro, titular de la consultora OPSM, responde a la pregunta que se hace todo el arco político desde hace tres días de cara al domingo. ¿A quién y cómo afecta el hallazgo del cuerpo que podría ser Santiago Maldonado?: “Afecta particularmente al gobierno, lo cual no quiere decir que le vaya a complicar el voto. Afecta el motor más importante que tenía la campaña de Cambiemos que es la capacidad para instalar agenda y obligar al adversario a una actitud defensiva. El gobierno está ahora en actitud de defensa, de cautela extrema”.

P- ¿Por qué no afecta el voto?

R- Acá no hay hoy ninguna fuerza política capaz de marcarle sus ineficiencias y dificultades para asumir el Estado de derecho. Al no existir un partido que pueda marcarle al gobierno, no hay quien pueda capitalizar la situación. El peronismo, en ninguna versión, tiene autoridad moral ni política para plantear eso. La suspensión de la campaña también fue una alivio para la oposición. Los riesgos son tremendos para quien trate de capitalizar.

P- Los decididos no cambian. ¿Los indecisos?

R- La gente sólo cree las cosas que quiere creer, sobre todo porque la opinión pública ya estaba en autos sobre el caso Maldonado. El 70% ya creía que lo habían matado. El 35% que había responsabilidad del gobierno. La que puede haber es que gente que pensaba votar a Cambiemos, desde la independencia, que tenía a quién votar (a Massa-Stolbizer, a Randazzo), quizás ya no esté tan tentada a inclinar su voto a la polarización. Ese podría ser un efecto, pero para eso yo creo tendría que haber un debate colectivo que no va a haber.

Un testigo clave

en la toma en El Bolsón

Un grupo de unos 30 militantes de la causa mapuche ocupó poco después de las 13 de ayer el Municipio de El Bolsón, pidiendo explicaciones “por la estadía de gendarmes durante dos meses en el polideportivo municipal” –afectados a la custodia del Escuadrón 35 por incidentes tras marchas pidiendo por la aparición de Santiago Maldonado– y exigieron la renuncia del comandante Fabián Méndez.

Al llegar, intentaron presentar otras notas de reclamos por Mesa de Entradas, pero al no constar firmas legibles las empleadas se negaron a recibirlas. Fue entonces que “tomaron la actitud de romper libros de actas y cuadernos de ingreso de notas”, se informó.

La situación derivó enseguida en una evacuación masiva de los empleados municipales.

Tras ello, pidieron una audiencia con el intendente Bruno Pogliano, quien había permanecido hasta el mediodía en la sede de gobierno.

Según se indicó, entre los manifestantes está Matías Santana, “testigo clave” en la desaparición de Santiago Maldonado, cuyo caso investiga el Juzgado Federal de Esquel.

Fue una de las primeras imágenes que se conoció de Santiago Maldonado, artesano y tatuador, horas después de que se denunció su desaparición, el 1º de agosto. Una tarde de playa, un verano no muy lejano, tal vez el último.

Santiago muestra el tatuaje de su antebrazo derecho, que le dio ayer a su hermano Sergio certeza sobre su identidad. Los tatuajes eran su vida. Y fueron su último mensaje.

Datos

La autopsia había comenzado siete horas antes. Sergio, su mujer y Germán, el otro hermano, salieron por la puerta de la morgue, cubierta de flores.

Comentarios


La foto de los tatuajes