Un día en ese majestuoso rincón llamado Caviahue

En el paisaje se ensambla una villa tranquila con un volcán, bosques de araucarias milenarias, zorros plateados, nieve, aventura para todas las edades y sabrosa gastronomía.



1/5

2/5

3/5

4/5

5/5

Esta temporada, Caviahue llena de nieve ofrece su mejor versión con niveles récord de calidad y cantidad del “oro blanco”. En medio de la cordillera neuquina, y a sólo 1,5 kilómetros del “pueblo nieve”, como lo llaman los lugareños, se encuentra Caviahue Ski Resort, el centro de esquí familiar que eligen los turistas que quieren adrenalina, contacto con la naturaleza en un marco inigualable.

Rosana y Cristian junto a sus hijos de 15 y 9 años, vuelven siempre porque “no encontramos en otros lugares la tranquilidad para desenchufarnos de la rutina en vacaciones de invierno. Viajamos en nuestra camioneta desde General Rodríguez y lo hacemos bien equipados porque siempre hay un rincón nuevo para descubrir”, cuentan mientras esquían.

A Caviahue se accede por una ruta en buen estado. Algunos eligen alquilar un auto en el Aeropuerto de Neuquén y también hay empresas de micros que salen y llegan al aeropuerto neuquino. Este año, la empresa gerenciadora del centro de esquí, incorporó el servicio de transfers desde la capital provincial hasta Caviahue en combinación con dos de los vuelos más frecuentes de Aerolíneas Argentinas.

“La proximidad del pueblo al cerro es una de sus ventajas. Hay servicios de transfers en varios horarios y no dependés del auto”,

contó Eugenia, una de las personas que trabaja en el cerro.

Esta última fue la experiencia de Virginia y José que llevaron a su hija Juana a conocer la nieve. “Ya el trayecto en el micro fue como ir metiéndonos en el corazón de la cordillera. Gracias a la guía, aprendimos sobre los lugares por donde pasábamos, los picos más altos, los caseríos en medio de los cerros, el nombre de los ríos y de los lagos”, contó Virginia.

Las excursiones son una alternativa recomendable para alternar con el deporte. Motos de nieve y vehículos oruga llevan a los expedicionarios a recorrer puntos panorámicos y rincones soñados como la cascada congelada del Valle de Jara, la laguna Escondida, el hito Pucón Mahuida y el Trata Trapa y es imperdible la visita a la Villa Termal Copahue.

Aprender a esquiar

El centro de esquí se caracteriza por tener pistas amplias, ideales para quienes hacen su primera experiencia en los deportes de nieve y para los niños. El ancho de los recorridos hace que deslizarse sea más seguro y al ritmo que cada uno elija.

Sin igual: en el paisaje se combinan volcán y nieve.

Gerard Escoda está a cargo de la Escuela Caviahue de Esquí y snowboard. “Tenemos la guardería infantil para niños de 3 meses hasta 3 años de edad. Los que tienen más de 3 años cumplidos y hasta los 5, van al jardín de nieve que es donde comienzan a esquiar con una rutina de salir a las pistas con su profesor dos veces al día. También están los servicios de clases grupales e individuales, para niños y para adultos”, contó.

Datos

360
km separan a la villa de Neuquén. En septiembre ofrece sol, calidad de nieve y descuentos.
30/9
es el día de cierre de Caviahue Ski Resort. Queda poco tiempo para que puedas ir a esquiar.

En el club junior es donde los chicos de 6 a 12 años de edad aprenden o mejoran su técnica organizados por grupos. Allí estaba Luz que viajó una vez más a Caviahue con su familia. Ella esquía muy bien con sus 9 años y se organiza su propio itinerario.

“La telesilla es más divertida que el poma porque cuando subís se ve hasta Chile”, dijo entusiasmada, los chicos tienen prioridad en el acceso a los medios de elevación y los instructores están especialmente entrenados para enseñar a los pequeños.

Gerard cuanta una buena promo, dice que este mes para las clases para principiantes no tienen necesidad de adquirir el acceso el primer día. “Para los que no tienen conocimiento del esquí, pueden contratar las clases que les proporciona conocimientos básicos. Luego sí, compran el pase pero ya listos para bajar esquiando por las pistas”.

Cristián Bermúdez, se lanzaba sin miedo y contó que frustrado por intentar hacer snowboard sin instrucción años anteriores, se decidió a tomar una clase. “Me enseñaron lo básico y con eso pude comenzar a dominar mi cuerpo en las bajadas”, dijo.

También hay propuestas para los experimentados. La Escuela ofrece expediciones en moto de nieve acompañados por un instructor guía para hacer fuera de pistas y freeride.

Paradores y plan después de esquiar

Las pizzas de Las Lengas son un clásico. El parador de montaña tiene platos tradicionales y minutas, una excelente variedad de cervezas y es el más elegido para hacer un recreo entre las bajadas.


Si el clima lo permite, los viernes sirven chocolate caliente y vino a los que se quedan para deslumbrarse con el atardecer, escuchar buena música y emocionarse con la bajada de antorchas de la que participan chicos y grandes junto a los instructores y pisteros socorristas. Un after esquí inolvidable como cierre de la semana.


Comentarios


Un día en ese majestuoso rincón llamado Caviahue