España: con candidatos franquistas, la ultraderecha agita la campaña



Daniel Bosque

Con un negacionista o exgenerales defensores de la dictadura franquista como candidatos y propuestas como facilitar la tenencia de armas, la extrema derecha española acapara el protagonismo en la precampaña de las elecciones legislativas del 28 de abril.

La formación Vox suscitó una fuerte polémica al anunciar el martes como cabeza de lista provincial a Fernando Paz, quien se presenta como historiador y es conocido por sus declaraciones negacionistas y homófobas.

Habitual en tertulias de medios conservadores, Paz publicó un libro cuestionando los juicios de Nuremberg y en una conferencia aseguró que “está lejos de fijarse con precisión lo que ocurrió” en el Holocausto.

“Es un tema permanentemente bajo sospecha”, afirmó, atribuyendo la mayor parte de los asesinatos de judíos durante la Segunda Guerra Mundial a las poblaciones locales de Europa del Este.

Vox anunció como cabeza de lista provincial a Fernando Paz, un historiador polémico por sus declaraciones negacionistas y homófobas.

La Federación de Comunidades Judías de España emitió un comunicado mostrando “su preocupación” y calificando sus postulados de “lamentables e inaceptables”.

“En cualquier país de Europa donde se ha hecho justicia sobre este traumático capítulo de la Historia, es inadmisible que una persona con este pensamiento se postule para un cargo de representación pública”, añadió el organismo.

El nombramiento de Paz, que también calificó de “mito” el mortífero bombardeo de Gernika durante la Guerra Civil española (1936-1939), se suma a una retahíla de controvertidos fichajes que Vox ha anunciado esta semana.

El nombramiento de Paz llegó un día después de la presentación como candidatos provinciales de los generales retirados Agustín Rosety Fernández de Castro y Alberto Asarta, firmantes de un manifiesto en defensa de Francisco Franco, el dictador español entre 1939 y 1975.

En el manifiesto, lanzado en julio de 2018 como respuesta a los planes del gobierno socialista de exhumar al dictador de su mausoleo, se alababa “la figura militar del general Franco, hoy vilipendiada hasta extremos inconcebibles”.

Y la última incorporación polémica es Jorge Cutillas, cabeza de lista en la región norteña de La Rioja, que según recoge el diario “El País” este jueves fue detenido en 1982 por apedrear autobuses de niños vascos cuando lideraba un grupúsculo fascista.

“Es una formación claramente franquista que se dota de este discurso, de esta nostalgia, de esas imágenes”, aseguró el lunes el ministro de Fomento del gobierno socialista, José Luis Ábalos.

“Llamar la atención”

Nacido en 2013, Vox no dispone de representación en el Congreso español y su único éxito hasta el momento son los doce diputados conseguidos en el Parlamento regional andaluz en diciembre.

Aun así, el partido se halla en el centro de los focos de una reñida campaña con cinco partidos nacionales en liza.

Los sondeos les pronostican una quinta plaza que, sin embargo, podría ser decisiva para facilitar un gobierno de derechas con el conservador Partido Popular y el centroderechista Ciudadanos.

“Ellos intentan llamar la atención y son eficientes con el tipo de perfiles que están eligiendo”, asegura el politólogo de la Universidad Carlos III de Madrid, Pablo Simón.

No sólo lo hacen mediante sus candidatos, también a través de posicionamientos controvertidos como plantear la ilegalización del partido de izquierda radical Podemos, tercera fuerza parlamentaria, o liberalizar la tenencia de armas.

Esto último hizo su líder Santiago Abascal esta misma semana en una entrevista con un diario digital dedicado al armamento.

“Hace falta un cambio radical urgente en la ley, no solo para que los españoles sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales puedan disponer de un arma en su casa, sino para que puedan usarla en situaciones de amenaza real”, afirmó.

El resto de partidos rechazó unánimemente la idea, que nunca ha sido objeto de debate en un país sin tradición armamentística, pero la cuestión copó durante días el debate político.

“Es una estrategia que han seguido estos partidos de extrema derecha. Cuanto más escandalosa es la propuesta, más reacción genera en medios y más contrarreacción en la izquierda”, dice Simón.

“Genera focos de atención y eso les hace más fácil marcar el terreno de juego”, añade. (AFP)


Comentarios


España: con candidatos franquistas, la ultraderecha agita la campaña