La vida del rapero Psy, diez años después del fenómeno global de «Gangnam Style»

Publicado en YouTube el 15 de julio de 2012, el extravagante videoclip se convirtió en un éxito avasallador, con su baile como si montara a caballo provocando miles de imitaciones y parodias. El hit abrió las puertas del mundo al K-Pop.





Diez años después de convertirse en un fenómeno global con su «Gangnam Style», el rapero surcoreano Psy disfruta del mejor momento de su vida, orgulloso de su «mayor trofeo» pero libre de la presión de repetir un éxito tan sonado. 

Publicado en YouTube el 15 de julio de 2012, el extravagante videoclip se convirtió en un éxito avasallador, con su baile como si montara a caballo provocando miles de imitaciones y parodias. 

Fue el primer video de YouTube en alcanzar los mil millones de visualizaciones y le permitió a Psy conseguir algo que al K-pop siempre se le había resistido: el reconocimiento global. 

En el momento álgido de su popularidad, el rapero estaba en todos lados: compartiendo escenario con Madonna, liderando un baile multitudinario frente a la torre Eiffel o actuando frente al presidente estadounidense Barack Obama. 

Pero «Gangnam Style» fue una espada de doble filo: la fama trajo la presión para sacar otro megaéxito. Psy lo describió como uno de los momentos más difíciles de su vida. 

Las cosas se volvieron «más pesadas y duras porque (…) cada vez tenía que alcanzar este tipo de éxito», dijo Psy a AFP en una entrevista la semana pasada en la sede de su empresa en Gangnam, el lujoso distrito de Seúl del que se mofaba en la canción. 

«Tenía una enorme dependencia de la canción (…) Pero ya sabes, hace diez años, así que ahora soy realmente libre», explicó el cantante de 44 años. 

La canción no solo transformó la carrera de Psy, pero también la industria, demostrando que un artista que no use un idioma dominante como el inglés puede llegar a audiencias internacionales a través de internet. 

También alteró la forma de contabilizar los éxitos musicales y empujó a Billboard a tener en cuenta las visualizaciones en YouTube y las escuchas en plataformas. 

El papel rompedor de Psy y su «Gagnam Style» ha sido reconocido por algunos de los grandes nombres del K-pop, que ahora acumulan fama internacional. 

«Ha sido alguien al que siempre he estado agradecido», dijo Suga, un miembro del popular grupo BTS, en un video el mes pasado. «Con +Gangnam Style+ allanó el camino para el K-pop en Estados Unidos», añadió. 


Psy, de Queen al hip hop

Psy, de nombre real Park Jae-sang, ya era una superestrella en Corea del Sur mucho antes del «Gangnam Style». 

Entre sus primeros referentes se encontraba Queen, a los que descubrió con un video de su famoso concierto de Wembley en 1986. 

«Pensé: quiero ser un líder como él», Freddie Mercury, dijo Psy a AFP. «En ese momento, no era tan bueno en la música, ni un cantante muy bueno… Solo era un bailarín divertido». 

Al acudir a la universidad en Estados Unidos a finales de los 1990 vivió lo que muchos describen como una edad dorada del hiphop, con raperos como Tupac Shakur o The Notorious B.I.G. 

«Literalmente escuchaba hiphop cada día en la radio». «Y pensé: si no puedo cantar bien, tengo que rapear. Así puedo ser el líder», explicó. 

Tras debutar en 2001, rápidamente se hizo un nombre con actuaciones humorísticas y explosivas y ganó varios premios locales. 

Inusualmente controvertido para una estrella coreana, varias canciones y videoclips recibieron calificación de solo para adultos por su lenguaje. 

Después de «Gangnam Style», Psy ha lanzado tres álbumes. El último, «Psy 9th», fue publicado en abril por P NATION, el sello y agencia de artistas que fundó en 2019. 

Aunque más alejado de los focos, el rapero no se considera acabado y divide su tiempo entre su música y su empresa. 

Y recuerda con afecto y orgullo su gran éxito mundial. 

«Es el mayor y más grande trofeo de mi vida», aseguró. «Cuando hago un espectáculo, es mi arma más poderosa». 

Quedó demostrado con una actuación en una universidad de Seúl la semana pasada, en la que la multitud acompañaba cada letra del enérgico espectáculo que incluía también canciones de sus inicios, lanzadas antes incluso del nacimiento de su público. 

Esto le reporta especial satisfacción. «Actualmente, me digo: «Guau, eres muy popular. ¡Te adoran!». «Qué afortunado soy como artista. Estoy más feliz que nunca estos días». 

Agencia AFP


Temas

Música

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La vida del rapero Psy, diez años después del fenómeno global de «Gangnam Style»