Estaría esclarecido el robo a una joyería

ROCA (AR).- Siguiendo las pistas que arrojó la investigación del robo a una importante joyería neuquina, la policía realizó el lunes dos allanamientos en Roca y Mainqué que aportaron valiosos resultados y permitirían dar con al menos uno de los autores del atraco.

En un trabajo conjunto entre la policía de Neuquén y personal de la Comisaría 3º, se allanó una vivienda ubicada en la calle Neuquén al 2.800 de Roca y la chacra 342 de la localidad de Mainqué, ambas pertenecientes a la misma persona.

Por otra parte, en la vivienda se encontraron diversos elementos de valor que ligarían al propietario con el robo a la joyería, como un reloj Citizen Titanium, una pulsera de oro de 18 kilates, una pulsera de oro y plata, un colgante, un anillo con una perla azul y, por otro lado, 250 gramos de hoja de coca.

En la chacra se secuestró un reloj Casio con alto costo en el mercado y 14 cadenitas de plata, todo ello valuado en aproximadamente 20.000 pesos.

En el sector del gallinero, bajo tierra, se encontró una caja de 100 proyectiles de 9 mm, cargadores de la misma arma de fuego, granadas de gas lacrimógeno y cargadores de ametralladora, además de 46 gramos de marihuana.

Por los elementos encontrados enterrados se detuvo al encargado de la chacra, identificado como Luis Oporto, de 28 años y se le abrió una causa por encubrimiento.

Mientras tanto, el dueño de ambas propiedades se encuentra prófugo y está sospechado de haber participado en el robo a la joyería Gezira.

El hecho ocurrió el pasado 6 de febrero, cuando la encargada de la conocida joyería neuquina, ubicada en la intersección de Rivadavia y Buenos Aires, fue interceptada en su auto a minutos de haber salido del local comercial.

Los ladrones, que se calculaban entre cuatro y seis en un primer momento, la encandilaron con las luces de dos vehículos, la encañonaron con un arma de fuego y la llevaron a un descampado. Allí obligaron a la mujer a entregar las llaves del negocio y la clave de la alarma.

Dadas las características de la operación, los investigadores concluyeron en que se trataba de ladrones experimentados, a juzgar por el fino trabajo de inteligencia que realizaron antes de dar el golpe.

El monto al que ascendía el total de las mercaderías sustraídas siempre se mantuvo en reserva, aunque en algún momento se habló de 200.000 pesos, cifra que fue desmentida en reiteradas oportunidades por los dueños del local.


Comentarios


Estaría esclarecido el robo a una joyería