Estas fueron las frases más resonantes del segundo debate presidencial

Las miradas estuvieron puestas principalmente en la disputa entre Alberto Fernández y Mauricio Macri, quienes no se dieron tregua. La perla: ¿hay ballotage?



El debate en el Aula Magna de la UBA. Foto:. Julián Álvarez para Télam.

El debate en el Aula Magna de la UBA. Foto:. Julián Álvarez para Télam.

Este debate se presentó un poco más picante que el anterior, con algunos golpes precisos en los discursos de los seis candidatos. Distinto a lo que sucedió en el anterior, con algunas frases rimbombantes sin pies ni cabeza.

Alberto Fernández (Frente de Todos) se distanció de su contrincante Mauricio Macri (Cambiemos), quien en el eje de seguridad señaló que "gracias a Dios no nos parecemos en nada. Me preocupa como a usted el narcotráfico porque Argentina llegó para instalarse en forma de crimen organizado”.

En breve hubo réplica del presidente de la Nación, quien recordó que "el kirchnerismo quiso encubrir a los responsables del atentado a la AMIA”.

El picante cruce entre ambos continuó en el siguiente eje, cuando Fernández sostuvo que "tenemos un Presidente que piensa que el trabajo es un costo y no le preocupa mucho”. Macri en este sentido apuntó con que la oposición "se robaba la plata de las obras. No lo digo yo, lo dicen los jueces que condenaron a (Julio) De Vido, (Ricardo) Jaime y (José) López”.

Por su parte, Nicolás del Caño (FIT) también hizo su aporte a la disputa. Recordó la gestión de Aranguren en el gobierno actual y el conflicto de intereses. En tanto que trató a Miguel Pichetto de "Micky Vainilla", como el personaje de Diego Capusotto, en materia de seguridad.

Otro de los tópicos donde fue duro con el oficialismo fue en el ámbito de la vivienda, donde no dudó en decir que "los créditos UVA fueron una estafa".

Las redes no perdonaron a Roberto Lavagna, cuando en el eje de Desarrollo Social habló de "problemas de género", en clara alusión a los que se generan por la violencia específica pero mal propuestos discursivamente en su intervención.

También llovieron las críticas para José Luis Espert cuando habló de la desintegración de la coparticipación a las provincias, en el eje de empleo, producción e infraestructura.

Pero la mayor perla fue la de Mauricio Macri, sobre el cierre del debate; allí remarcó que no puede "aguantar la agresividad kirchnerista", y que escuchar que "ellos saben de todo es increíble". "Lo peor de todo es que en tres semanas voy a volver a tener que escucharlos; espero estar ganándome el cielo de por vida" dijo el mandatario.

Sin duda, esa frase desató nuevas especulaciones: al hablar de tres semanas hizo clara mención a un posible ballotage y su previo debate, lejos del mensaje ganador que venía manteniendo en las marchas por el "sí se puede" donde sostenían que "daban vuelta el resultado".


Comentarios


Estas fueron las frases más resonantes del segundo debate presidencial