Estiman que se gastaron US$ 1.427 millones en importaciones de gas y líquidos

Una consultora calculó los sobrecostos en el abastecimiento del sistema durante los primeros 8 meses del año. Solo en agosto se podrían haber ahorrado 262 millones de dólares.




Si bien las restricciones en el transporte (gasoductos) hoy hacen que sea imposible abastecer toda la demanda de gas del país con producción local, por las importaciones que se realizaron este año el Estado debió gastar unos 1.427 millones de dólares. El cálculo lo realizó la consultora Energy Consilium, que lidera el exministro de Energía, Juan José Aranguren.

Solo durante agosto los sobrecostos (o potenciales ahorros) del sistema totalizaron en 262 millones de dólares y suman unos 1.427 millones de dólares en el acumulado entre enero y agosto de 2021.

Este número está compuesto por las importaciones procedentes de Bolivia, las compras de Gas Natural Licuado (GNL) -que gravosamente para el país tuvieron un precio promedio de 8,33 dólares el millón de BTU- y por las compras de combustibles líquidos para las centrales de generación térmica. Todo esto representa la demanda de gas natural que no pudo ser abastecida con producción local ya sea por baja producción o por limitaciones en la infraestructura de transporte.

Para calcular los sobrecostos, desde la consultora consideraron un precio sostén de corto plazo local igual a 4 dólares por millón de BTU. Sin embargo, la cuenta se achica si se lo compara con los más de 7 dólares que llegó a pagar Aranguren a Tecpetrol durante su gestión como ministro.

“En el caso de la importación desde Bolivia podrían haberse ahorrado 33 millones de dólares solo en agosto de 2021, acumulando un ahorro potencial para los primeros 8 meses de 2021 equivalente a 206 millones de dólares”, dice el informe de la consultora.

En el caso del gas importado a través de las terminales de regasificación de GNL (cuyo costo de reemplazo incluye el precio de CIF de importación más el gasto de regasificación), el ahorro potencial que señalaron desde Energy Consilium es de 178 millones de dólares para agosto y de 593 millones en lo que va del año.

Por último, el ahorro potencial correspondiente a la sustitución de los combustibles alternativos quemados en las centrales de generación térmica arroja un resultado de 52 millones de dólares en agosto y de 629 millones de dólares entre enero y agosto. Vale señalar que para este caso el cálculo se realizó con un precio de 4,6 dólares por millón de BUT como precio tome para las compras de gas por parte de Cammesa.

Principalmente este año se dieron situaciones particulares: a la sostenida caída en la producción local de gas que había hasta finales de 2020, su sumó que el Plan Gas Ar. se lanzó tarde y las petroleras no llegaron a tiempo y -sobre llovido mojado- los cortes de ruta de Neuquén que retrasaron la puesta en marcha de pozos en un momento crítico.

Un escenario que tanto desde el sector privado como desde el público estiman que no se repetirá el año próximo. De igual manera, como ya se marcó, el total de importaciones no podrían ser superadas por la falta de gasoductos que hay en el país.


Comentarios


Estiman que se gastaron US$ 1.427 millones en importaciones de gas y líquidos