ETA asesina a guardia en Barcelona

El uniformado interrumpió casualmente la colocación de un coche-bomba



Barcelona, España (EFE).- ETA asesinó ayer a un guardia urbano en Barcelona, donde la banda tenía planes de hacer estallar un vehículo cargado de explosivos para atentar contra alguna autoridad e intensificar así una campaña de terror que ha costado este año 23 vidas.

La nueva acción terrorista tuvo lugar sobre las 08.00 horas (4 de Argentina) cuando el guardia municipal Juan Miguel Gervilla fue alcanzado por los disparos, uno en la cabeza y otro en el tórax, de dos terroristas.

Gervilla, de 38 años y padre de dos niñas, se había acercado a los dos individuos cuando empujaban un vehículo en una céntrica avenida de Barcelona para ver que sucedía, momento en que le tirotearon, para darse después a la fuga.

El agente falleció en el acto y su muerte pasó a engrosar una sangrienta lista de 800 víctimas mortales del terrorismo de ETA, que ha asesinado a 23 personas desde que en enero pasado reanudó su actividad armada tras casi quince meses de alto el fuego.

Fuentes de la lucha antiterrorista confirmaron que el asesinato de Gervilla es obra de ETA y que la Policía encontró en el vehículo abandonado por los terroristas munición similar a la utilizada en el atentado que costó la vida al ex ministro socialista Ernest Lluch, en noviembre pasado, también en Barcelona.

El automóvil contenía además un artefacto con trece kilos y medio de explosivos que, según las hipótesis con las que trabaja la Policía, iba a ser explosionado en cualquier momento para atentar contra alguna autoridad.

Artificieros de la Policía desactivaron luego la carga explosiva del automóvil, que llevaba matrículas falsas. El lugar donde se produjo el atentado es una zona que concentra centros comerciales y edificios de oficinas que albergan las principales sedes de empresas y entidades financieras, y que en estas fechas registra aglomeraciones de ciudadanos que hacen sus compras navideñas.

No es la primera vez que ETA atenta en esta zona de Barcelona, ya que el pasado 2 de noviembre hizo estallar un coche bomba a escasos metros del lugar en el que hoy fue asesinado el agente municipal, y que en aquella ocasión causó heridas a dos personas.

La acción terrorista de ayer, condenada enérgicamente por las fuerzas democráticas españolas, confirma además la teoría de las autoridades de que ETA tiene en Cataluña a uno de sus comandos más activos, autor de los últimos cuatro atentados perpetrados por la banda armada en esa región del noreste español.

El ministro del Interior español, Jaime Mayor Oreja, afirmó que la Policía dispone “por primera vez” de datos concretos sobre los miembros del “comando Barcelona” de ETA, gracias a las huellas obtenidas en el coche que abandonaron los etarras.

Mayor Oreja informó que la Policía dispone también del cargador de la pistola abandonada por los terroristas, la misma que al parecer fue utilizada en el asesinato del ex ministro socialista Ernest Lluch, el pasado 21 de noviembre, con varios casquillos de la munición utilizada por ETA.


Comentarios


ETA asesina a guardia en Barcelona