Excelerate: “Para Argentina habría sido mejor tener los dos barcos”

La vicepresidenta de Excelerate Energy, Gabriela Aguilar, analizó la adjudicación del segundo buque regasificador. Destacó el ahorro económico que genera. Contó que siguen adelante con el plan para exportar GNL desde el país.




El regasificador Exemplar volverá a Bahía Blanca para inyectar más gas durante este invierno.

El regasificador Exemplar volverá a Bahía Blanca para inyectar más gas durante este invierno.

La vicepresidenta para Sudamérica de Excelerate Energy, Gabriela Aguilar, analizó el regreso del buque Exemplar, su compatibilidad con el proyecto para montar una planta de licuefacción en el país y advirtió que “en estos últimos años para Argentina habría sido mejor tener los dos barcos”.

La semana pasada el gobierno nacional adjudicó a la empresa Excelerate Energy la contratación de un segundo buque regasificador que funcionará en el puerto de Ingeniero White.

En Argentina a los buques de regasificación muchas veces se los toma desde un punto de vista ideológico o tal vez de la oportunidad perdida, pero la realidad es que mundialmente los barcos de regasificación no son ni más ni menos que una solución técnica que permite a los países tener mayor volumen de energía, de gas natural con un combustible que es mucho más barato y mucho menos contaminante”, aseguró en declaraciones al programa Cosechas y Negocios.

En ese sentido, Aguilar explicó que “durante los dos años anteriores la verdad es que hubiese sido técnicamente beneficioso para Argentina contar con el barco de regasificación en el invierno porque Argentina consumió excesivos volúmenes de combustibles líquidos, pero había distintas cuestiones detrás”.

La advertencia de la referente de Excelerate Energy se centra en el cambio que se vio en especial en el último año en la matriz de la generación térmica del país, que ante la menor disponibilidad de gas natural, comenzó a utilizar cantidades crecientes de fuel oil, gasoil e incluso carbón.

Es por esto que Aguilar consideró que “que este año hayan tomado la decisión de contar con un barco de regasificación consideramos que es una solución técnica racional, que realmente tiende no solo a reducir costos globales para el país, sino también en términos medioambientales de reducción y control de emisiones”.

Según detalló Aguilar el uso de GNL reduce hasta en un 35% las emisiones de dióxido de carbono en comparación con el uso de ortos combustibles líquidos. Pero además aseguró que se trata de una forma de completar la demanda energética de un país de forma más económica.

En ese sentido indicó que “desde un punto de vista de costos, desde el 2008 al 2019 por ejemplo por haber contado con los barcos de regasificación Argentina tuvo un ahorro real de 12.000 millones de dólares y si lo miramos desde el factor de energía limpia, solamente entre 2016 y 2019 si se hubiesen quemado combustibles líquidos sin reemplazar el gas natural a través del GNL se hubiesen emitido casi 7 millones de toneladas más de dióxido de carbono”.

La planta de licuefacción

Aguilar además ratificó que desde Excelerate Energy siguen adelante con el proyecto para montar junto a Transportadora Gas del Sur (TGS) una planta modular para realizar el proceso inverso, licuar el gas natural que se produce en Vaca Muerta para exportarlo.

En este caso, detalló que “nosotros seguimos trabajando y teniendo a esta iniciativa que creemos que es la manera más realista de Argentina de poder crecer en la exportación de gas natural y eso no invalida que Argentina pueda importar GNL para cubrir los picos invernales que son muy específicos y de corto plazo”.

La vicepresidenta de Excelerate Energy enfatizó que “es perfectamente compatible, un país con una visión exportadora que nosotros pensamos que Argentina lo es, pero al mismo tiempo cuenta con soluciones técnicas de corto plazo para cubrir las deficiencias de energía durante el pico invernal”.

Y destacó que “en esto hay algo muy importante: cuando la Argentina está requiriendo más energía significa que está creciendo, entonces lo que hay que buscar es contar con mayores recursos energéticos al menor costo posible y eso es lo que permiten estas soluciones técnicas flexibles”.

“Muchos países lo hacen, como Estados Unidos. No es que una cosa se contrapone con la otra, al contrario, la complementariedad entre la importación y la exportación hace crecer y equilibrar las balanzas nacionales”, cerró Aguilar.

Cómo será el funcionamiento y los trabajos de los dos buques

Los dos buques regasificadores que funcionarán en este año en Argentina pertenecen a Excelerate Energy. En el caso del Exemplar, el último contratado, el barco se montará en el puerto de Ingeniero White desde donde se espera que a partir del 26 de mayo comience el proceso de regasificar el gas licuado para inyectarlo en las redes del país hasta fines de agosto.

El barco tendrá una capacidad de inyección de hasta 16 millones de metros cúbicos y desde Ieasa -la ex Enarsa- se acaba de licitar la compra de 13 cargamentos para su operación.

El otro buque es el Expedient que funciona en el puerto de Escobar aunque de momento se encuentra navegando en esa zona ya que debe realizarse el dragado de la zona de operación del puerto.

Este buque tiene una capacidad de inyección más elevada que puede llegar hasta cerca de los 23 millones de metros cúbicos por día, para lo cual desde Ieasa ya se adquirieron 24 cargamentos para este año y no se descarta una tercera licitación.

Los dos buques deberán en este invierno no solo intentar compensar la caída de la producción nacional de gas, sino también la menor importación de gas desde Bolivia y la menor generación hidroeléctrica y nuclear que habrá este año.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Excelerate: “Para Argentina habría sido mejor tener los dos barcos”