Facundo Agüero y su mamá todavía buscan una vivienda para dejar el hospital

Adelina Rivas exige que la Provincia les proporcione un departamento para que Facundo y ella puedan vivir y continuar el tratamiento. El joven quedó postrado tras una paliza policial.



Facundo Agüero fue víctima de los excesos de la policía. (Foto: Archivo Florencia Salto.-)

Facundo Agüero fue víctima de los excesos de la policía. (Foto: Archivo Florencia Salto.-)

Hace más de un año que Adelina Rivas gira de hospital en hospital para estar cerca de su hijo, Facundo Agüero, luego que el 8 de marzo de 2018 terminara con un cuadro médico irreversible, producto de una feroz golpiza que le propinó un grupo de policías. Actualmente viven en el hospital Bouquet Roldán.

Aunque el juicio hacia los responsables terminó en abril de este año y tres funcionarios policiales fueron condenados por vejaciones, además de la inhabilitación para ejercer cargos públicos, la tranquilidad para Adelina y Facundo todavía no llegó.

En febrero, los médicos le dieron el alta provisional, lo que quiere decir que Agüero ya puede abandonar el nosocomio, alojarse en una casa y concurrir al hospital solamente para continuar con la rehabilitación. Sin embargo, hasta el día de hoy, ni Facundo ni Adelina cuentan con un departamento para poder vivir y ambos se alojan en el hospital Bouquet Roldán.

Meses atrás, consiguieron un departamento y hasta fueron a pintarlo, según contó la mujer, pero nunca les habilitaron el gas. “La provincia estuvo tres meses pagando un departamento que jamás habitamos”, señaló.

El estado provincial es quien debe proporcionarles una vivienda. “Me hacen sentir que la que se tienen que preocupar por conseguir una alquiler soy yo y eso lo tienen que solucionar ellos ”, enfatizó Adelina y sostuvo que “nunca le dieron importancia”.

La mujer reclama “un lugar para vivir con Facundo, que en lo posible tenga dos habitaciones” para que su familia pueda ir a visitarlos y para que, tanto madre e hijo, puedan tener su privacidad. “Hace un año y medio que a Facundo le ocurrió esto y yo todavía no tuve respuesta. Estoy cansada de tener que salir en los medios a hablar siempre de lo mismo pero si me quedo quieta tampoco va a pasar nada. El hospital no es un lugar para que estemos Facundo y yo viviendo”, indicó la mujer indignada.

Adelina es de Picún Leufú, pero desde que su hijo quedó con un cuadro médico irreversible, producto de la golpiza que le propinaron cuatro policías, la mujer tuvo que mudar su vida a la capital neuquina para acompañar a Facundo. Relató que en un momento, uno de los doctores le preguntó que por qué no abocaba su energía en conseguir una vivienda en su ciudad natal. "Allá mi hijo no puede seguir con los tratamientos para la reabilitación. ¿Si no me dan una solución acá en Neuquén va la van a poder dar en Picún?, cuestionó.

Pese a que ya vive en Neuquén hace casi un año y medio, todavía no se acostumbra al movimiento de una ciudad con tanto crecimiento. “Salir al centro sola me da miedo, no me siento independiente acá. Me dan miedo las cosas que pasan”, subrayó. “Nunca me hubiese imaginado que a Facundo le iba a pasar esto. Tuve que dejar mi vida, mi trabajo para abocarme a mi hijo cuando yo tenía un hijo sano. Es muy triste pero es la realidad que a uno le toca vivir”.

De todas formas, Adelina valoró los pequeños avances en la rehabilitación de su hijo. "Facundo ha mejorado mucho, ahora está teniendo sentimientos. Antes no lloraba, no reía, no entendía, no te miraba, no pestañaba. Hoy hace muchas de estas cosas y eso se va logrando con el correr del tiempo", destacó.

Un repaso por el caso

8 de marzo: Facundo Aguero fue golpeado brutalmente por un grupo de policías. Producto de la golpiza, el joven resultó con un cuadro médico irreversible.

10 de marzo: Adelina denunció en la fiscalía y públicamente que su hijo había sido golpeado por efectivos policiales, quienes alegaron que Facundo había caído de un techo mientras intentaba escapar luego de haber robado un perfume. La mujer demostró que no había sido así, ya que encontró el ticket de la compra en la billetera del joven.

30 de mayo: la fiscal Valeria Panozzo acusó a Exequiel Medina, Pablo José Escudero, Romualdo Mardones Vázquez, tres de los cuatro policías involucrados, por apremios ilegales y vejaciones.

26 de septiembre: Panozzo sumó a Juan Alberto Rubilar entre los imputados, por presenciar los apremios y no interceder para que cesaran.

1 de marzo: la mamá de Facundo le envió una carta abierta al gobernador Omar Gutiérrez pidiendo asistencia para su estadía en Neuquén.

1 de abril: comenienza el juicio contra los cuatro agentes. 

• 10 de abril: con un fallo dividido sobre la responsabilidad penal de uno de los condenados, el tribunal integrado por Diego Piedrabuena, Daniel Varessio y Andrés Repetto encontró responsables a tres de los cuatro policías que fueron acusado (Medina, Mardonez y Escudero). Enfrentarán penas de entre tres y diez años.


Comentarios


Facundo Agüero y su mamá todavía buscan una vivienda para dejar el hospital