Fallo de la Corte: el malestar de Weretilneck con Pichetto



El fallo de la Corte impregnó a Weretilneck de desazón y bronca. Parte del malestar tenía destinatario a un socio político: el senador Miguel Pichetto. “No cumplió. Ni un voto sumó”, decía a los suyos después del rápido repaso de las firmas en favor y en contra.

Confió, hasta último momento, de la adhesión de Ricardo Lorenzetti o Daniel Rosatti, consciente del apoyo de Juan Carlos Maqueda al diseño del FpV, especialmente por sus lazos con el intendente Martín Soria.

Faltó un voto. La noche del jueves descontaba la mayoría después de una cargada jornada de especulaciones. “La cosa está bien. Estamos en la pelea”, transmitía en Cipolletti.

Estuvo el aporte del gobierno nacional. Los dos votos favorables son gestos para Casa Rosada del presidente Carlos Rosenkrantz y la jueza Elena Highton.

Existía un doble fastidio con Pichetto. “Fue decisivo en el origen del plan, pues garantizaba el voto de la Corte”, repetían cerca de Weretilneck.

La frustración judicial generó ese desengaño político. Queda repasar con el tiempo si afectará el vínculo entre ellos. En principio, el desenlace -con su modificación de escenario- lisió todo compromiso, como el respaldo oficial si se confirma otra postulación de Juan Manuel Pichetto por la intendencia de Viedma.


Comentarios


Fallo de la Corte: el malestar de Weretilneck con Pichetto