Félix San Martín, prolífico escritor y gobernador interino

#

Algunas calles de la ciudad homenajean a personalidades que contribuyeron con sus aportes a engrandecer la historia de la capital neuquina. Uno de ellos fue el Sr. Félix San Martín que nació en Varadero, provincia de Buenos Aires, en 1876. Su biógrafo, otro relevante docente como lo fue don Carlos Agustín Ríos, enaltece su figura recordando que se destacó, entre otras cosas, como escritor. Se había recibido de maestro normal nacional en el colegio Mariano Acosta, donde ejerció su profesión. A principios del siglo XX se radicó en Neuquén y fundó el establecimiento ganadero Quila Chanquil, en el departamento de Aluminé. Entre 1930 y 1932 fue secretario de la Gobernación del territorio y luego gobernador interino, en donde actuó con el coronel Ernesto Maestropiedra en los destinos del territorio. Numerosos libros e investigaciones engalanan su obra. “Neuquén” constituye una gran contribución al estudio de la historia y de la toponimia araucana del Neuquén. “Entre mate y mate” muestra en sus páginas las características del alma nativa. Otras obras como “Desde el rodeo”, “El lazo de nuestras labores camperas”, “Episodio del sitio de Montevideo”, “La acción del Ejército en el Territorio del Neuquén”, “Los primeros exploradores de la Patagonia” y sobre todo su último libro “El paso de la Villa Rica” (escrito en La Atalaya, su establecimiento de campo en El Malleo, por Junín de los Andes) testimonian su preocupación por el estudio de la historia del Neuquén. Fue incorporado a la Academia Argentina de la Historia por su obra de escritor e historiógrafo, como miembro correspondiente y su último libro fue premiado por la Comisión Nacional de Cultura, con el galardón a la producción regional. En su establecimiento Patria pudo crear sus planteles de animales de pura sangre que conquistaron copas y medallas en las exposiciones ganaderas y criar caballos de carrera. Fue un gran jinete. Su obra “Entre mate y mate”, que me facilitara Carlos Martínez, nos relata que su abuelo Guillermo Lara estaba casado con una hija de don Félix. Dice en el comienzo: “El título de este libro es un adelanto de lo que sus páginas contienen: latidos del alma”. “Lector amigo: amad la tradición del pasado argentino si habéis nacido en este suelo. Ella no tiene de qué avergonzarse –quién sabe si hay sobre la tierra ejecutoria más limpia–. Figuran en sus fastos pueblos redimidos proezas sin cuento, arrestos de libres, virtudes domésticas, triunfos del trabajo, preseas de la ciencia y, sobre todo, la razón de ser de nuestra grandeza presente”. Cuando terminó su mandato como gobernador interino, Félix San Martín, en 1932, se retiró a su establecimiento de campo, pero siempre permaneció atento a los sucesos territorianos. En 1943 el gobernador del territorio Coronel Bartolomé Peri lo convocó para que representara al territorio en el Congreso Nacional de Historia Argentina que se iba a inaugurar en 1944. Pasó sus últimos años en el retiro de su campo, trabajando y estudiando. A decir de su biógrafo mencionado en líneas anteriores, “Fue San Martín uno de los grandes propulsores del progreso material y moral del territorio, gustador de lo nuestro, de lo tradicional, de lo criollo, de las virtudes de la Patria vieja; dejó en sus libros y sus obras un ejemplo de virtudes ciudadanas que deben ser recogidas por las generaciones del Neuquén para que esta tierra de promisión eleve su cultura para custodiar los sagrados intereses de la patria”. Este gobernador precedió a don Carlos H. (Hilario, según Gregorio Álvarez) Rodríguez, otro fructífero gobernador territoriano de la década del 30. Recuerdos de la historia neuquina para contribuir a su reconocimiento por todos aquellos que habitan sus tierras y así recordar sus hechos y personas para amarla y defenderla.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

La foto del lector


Comentarios


Félix San Martín, prolífico escritor y gobernador interino