Femicidio de Agostina: "Necesitaba encontrarla para hacerle daño"

Eso le manifestó Monsalve a Chianese cuando intentaba localizar a la joven de 22 años, según los registros telefónicos. Las evidencias de la investigación que indican que fue un crimen misógino.

En Cipolletti hubo una marcha para pedir justicia el 17 de mayo. Foto Florencia Salto.

En Cipolletti hubo una marcha para pedir justicia el 17 de mayo. Foto Florencia Salto.

El lunes 17 de mayo, en Cipolletti, se realizó una marcha para pedir justicia por el femicidio de Agostina Gisfman. Ese mismo día Juan Carlos Monsalve fue parado en un control de rutina de la policía rionegrina. Una sargento tomó sus datos. Circulaba en una camioneta Chevrolet Tracker que había alquilado el 14 de mayo. Para la fiscalía él es el autor del asesinato, el que lo planificó y usó este vehículo para trasladar el cuerpo de la joven de 22 años, que incineró y descartó en la meseta de Centenario, en un basural.

Monsalve de 48 años, que había sido taxista, fue extraditado desde la localidad rionegrina de San Javier y el domingo llegó a Neuquén capital. Ayer participó desde la comisaría primera de la audiencia en la que le formularon cargos. El juez de Garantías, Cristian Piana, le impuso ocho meses de prisión preventiva.

La fiscal María Eugenia Titanti explicó que el acusado vivía en Centenario, pero que abandonó su casa luego del 14 de mayo. En un allanamiento que se realizó en la vivienda se encontraron “elementos quemados en un tacho de grandes dimensiones en el patio” y “bidones azules de combustible”.

De acuerdo a la investigación, entre las 19.20 y las 20.40, Monsalve cometió el asesinato. Aún no se sabe si intervinieron más personas. Hasta ahora el único que habría prestado colaboración es Gustavo Chianese, un gomero que fue imputado como cómplice el 25 de mayo. Titanti aseguró que él lo puso en contacto con la joven que “ofrecía servicios sexuales”, un aspecto en el que la fiscalía no profundizó y que puede ser clave para comprender la misoginia desplegada en un femicidio no íntimo como este. Se encontraron en al menos una oportunidad, a mediados de abril. La esposa de Monsalve se enteró que había estado con Agostina, lo que derivó en un conflicto entre ambos.

El acusado le pidió a Chianese que averiguara donde estaba la joven. El gomero la contactó y la citó el 14 de mayo en la rotonda ubicada a la Ruta 151 y circunvalación.

“Monsalve le pedía ubicar y localizar a Agostina, que necesitaba encontrarla para hacerle daño, hablaban de la necesidad de organizar, de planificar esto para que no queden evidencias”, dijo Titanti en la audiencia. La última conversación que mantuvieron ambos por Whatsapp, el día del femicidio, fue a las 17.50.

El imputado rentó la camioneta el 14 de mayo, a las 18 horas. Las cámaras de seguridad aledañas a la rotonda señalaron que entre las 19.18 y 19.20 ella subió a un vehículo de similares características al que usaba Monsalve. Las antenas de telefonía marcan que el imputado estaba ahí a las 19.15. Entre las 20.11 y las 20.44 su celular fue captado en el lugar del hallazgo. A las 20.36 la cámara de una de las viviendas de la zona de la meseta registró “una llamarada, una explosión súbita”. Las antenas determinan que retornó al sitio a las 22.56 y 23.21.

El cuerpo carbonizado fue visto por una persona que pasaba por el lugar el sábado 15, a las 14 aproximadamente. La autopsia reveló que tenía heridas, la más importante afectó su corazón. Quienes la lastimaron lo hicieron con un arma blanca y con golpes de puño. También hay evidencia de lesiones en su mano derecha, en su rostro, que indican que intentó defenderse.

El 20 de mayo Monsalve regresó a Neuquén y devolvió el vehículo a la empresa en la que lo rentó, lavado por dentro, y no por fuera donde todavía tenía barro. Ya lo había usado el 10 de abril. Lo que declararon quienes hicieron la transacción es que ese viernes él estaba “apurado” por alquilarla. Preguntó si el vehículo tenía algún sistema de rastreo satelital o GPS. Pagó en efectivo y consultó si quedaba algún registro “porque él no quería tener problemas con la AFIP, concretamente pide que le entreguen el contrato en donde surgían sus datos”.

La Unidad de Servicios Periciales encontró manchas de sangre humana en la camioneta, que habían sido removidas, tanto en la puerta delantera, en el asiento, alfombra y pedalera del conductor, en la puerta trasera, en el asiento y respaldo del acompañante, en la alfombra del habitáculo del asiento trasero. Esas muestras deberán ser cotejadas tanto con el imputado como con la víctima.

Después del 20 de mayo hubo otra persona que alquiló la camioneta para hacer un viaje a Zapala. La devolvió en el contexto de la investigación penal. Afirmó que ninguna persona sangró dentro.

Las evidencias en la investigación

1. 14 de mayo, a las 18. Monsalve alquiló una camioneta Chevrolet Tracker, color oscuro.

2. 14 de mayo, a las 19.15. La antena de telefonía lo ubicó en la zona de la rotonda de la Ruta 151 y circunvalación. Una cámara de seguridad localizó a Agostina en ese sitio, entre las 19.18 y 19.20.

3. 14 de mayo, entre las 20.11 y 20.44. El celular de Monsalve fue captado en el lugar donde hallaron el cuerpo carbonizado de la joven.

4. 20 de mayo. Entregó el vehículo limpio por dentro. Pagó en efectivo y pidió que sus datos no se registraran.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Femicidio de Agostina: «Necesitaba encontrarla para hacerle daño»