Fernández cargó contra Techint y busca frenar una ola de despidos

El gobierno dictó la conciliación obligatoria por 15 días para negociar y evitar 1.450 cesantías. Hay preocupación de que se generalicen los casos, y contactos con la CGT por este tema.



Tres veces en 48 horas, Alberto Fernández cargó contra empresarios que despiden empleados en medio de la crisis económica agravada por la cuarentena y el coronavirus, algo que podría extenderse en medio de la masiva paralización de Pymes. Ayer, el presidente dejó en claro que los dardos iban dirigidos a Paolo Rocca y Techint, que había decidido la cesantía de 1.450 trabajadores de su constructora por la parálisis de las obras. Finalmente, el gobierno declaró la conciliación obligatoria y el freno de despidos por 15 días, tras una reunión virtual entre el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, Luis Betnaza, por parte de Techint, y Gerardo Martínez, el jefe de la UOCRA: incluye a 410 operarios que el grupo tiene en Neuquén, en el área de Fortín de Piedra.


Ni la CGT ni la UOCRA se pronunciaron abiertamente sobre el tema, pero hay contactos con el gobierno para amortiguar una posible ola de despidos. Héctor Dáer -uno de los dos secretarios de la CGT- dejó abierta la posibilidad de discutir eventual reducción de salarios en caso de suspensión de tareas para evitar despidos. El camionero Pablo Moyano reclamó al Ejecutivo medidas para porhibir las cesantías mientras dure la pandemia.

“En otros países están sacando decretos para suspender despidos”, afirmó.
El mandatario calificó de “miserables” a los empresarios que despiden. Primero fue el domingo por la mañana, a través de Twitter, y luego el domingo a la noche, en el anuncio de la extensión de la cuarentena obligatoria hasta el 12 de abril. Consultado ayer sobre si su mensaje estaba dirigido en particular a Paolo Rocca y el grupo Techint -uno de los más grandes y tradicionales grupos empresarios del país-, Fernández contestó: “Es uno de los casos que más me conmocionó, no es momento de hacer eso, es una falta de solidaridad enorme. Una sociedad que descarta no es una sociedad, es una perversión”.


“¿Qué es lo peor que le puede pasar a una empresa que durante un mes trabaja menos? Que gane un poco menos. Has ganado tanta plata a lo largo de tu vida, tenés una fortuna que te pone entre los más millonarios del mundo. Hermano, esta vez colaborá, y hacelo con los que hicieron grande a tu empresa, con los trabajadores”, agregó el presidente en una entrevista con radio Con Vos, en clara alusión a Rocca.

El mandatario aseguró que está “seguro de que en Techint han tomado cuenta de que se equivocaron y lo van a resolver”, pero advirtió: “No quiero que haya otros casos. Nosotros estamos haciendo un enorme esfuerzo por estas empresas”.


Tras el decreto de la cuarentena obligatoria en todo el país, Techint había informado que se vería obligada “a finalizar los contratos de alrededor de 1450 personas que estaban trabajando en proyectos para clientes privados en las provincias de Buenos Aires, Tucumán y Neuquén”; pero aclaró que serían recontratadas cuando recomenzaran las obras. Según dijo la empresa, la decisión estaba dentro de los marcos de los convenios colectivos de trabajo.


Moroni comenzó desde temprano los contactos con Betnaza y el sindicalista Martínez, y por la tarde se dictó la conciliación obligatoria. No hubo en todo el día comunicado oficial de la firma.


Pero con el paso de las horas, sin embargo, el conflicto sumó un capítulo insólito. El integrante del directorio de Techint por la Anses, designado en el gobierno de Mauricio Macri, Miguel Ángel Toma, cruzó con dureza al presidente. “Techint construcciones suspendió obras en distintos lugares, obras privadas, y siguiendo el mecanismo habitual en el convenio firmado con la UOCRA, cuando se suspende una obra no es que se echa la gente, sino que la gente pasa a depender del fondo de la UOCRA”, respondió Toma.


“Esta gente no ha quedado desamparada, cobra el sueldo habitualmente. A mí me repugna buscar algún mecanismo por el cual imputar a algún sector con alguna responsabilidad que no tiene en un contexto de crisis”, agregó.

Naidenoff: “El Estado dejó a muchos sin trabajo por razones políticas”

En medio de las críticas de Alberto Fernández contra empresarios, el jefe del interbloque de senadores de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff (UCR-Formosa), le recordó al presidente que el Estado también despidió gente en medio de la epidemia del coronavirus .


“El Gobierno debería mirar menos la paja en el ojo ajeno y más la viga en el propio, porque muchos organismos del Estado han dejado sin trabajo a mucha gente por razones políticas”, lanzó Naidenoff, en alusión a los duros cruces del presidente contra Techint por la decisión de cesantear a 1450 empleados de su constructora. En esa línea, el senador por Formosa agregó: “Más allá de exigirle al sector privado contener al mercado laboral, también lo tiene que hacer el Estado sin hipocresías”.


Naidenoff reclamó al Jefe de Estado además medidas para sectores de la economía que la cuarentena dejó sin ingreesos y que no han tenido una respuesta del Gobierno: “Aspiramos a que también oriente sus medidas a sectores como los cuentapropistas que tiene un estancamiento brutal”.

Análisis: El enemigo en común no es el empresariado argentino

Por: Javier Lojo
jlojo@rionegro.com.ar

No es difícil poner como el gran enemigo de la sociedad argentina al poderoso Grupo Techint en el actual contexto de crisis que vive el país.
Políticamente -no hay dudas- genera buen rédito entre la tropa propia del oficialismo.


Pero se vuelve a una forma de hacer política en la Argentina que perecía superada.
Enemigo del pueblo, más que un hecho -o un dato de la realidad- es una construcción ideológica y, por ende, una estructura absurdamente falsa.


Se equivoca el Presidente de la Nación al llamar a los empresarios argentinos “miserables” y poner al frente de esta discusión entre “ellos” y “nosotros” al titular del Grupo Techint, Paolo Rocca.
La crisis sanitaria que está atravesando el país golpea de lleno a la economía.


¿Qué pasará con aquellas pymes que ni siquiera tienen hoy para pagar sus sueldos? ¿También se las tildará de miserables desde la órbita del Poder Ejecutivo nacional?
Es vital que el presidente Alberto Fernández se sienta a conversar -como lo hace con los gremios, los especialistas en infectología y otros sectores de la sociedad- con los empresarios argentinos. Posiblemente, luego de escucharlos, otra sería la visión de su realidad hacia el sector.


Todos somos conscientes de que enfrentamos un enemigo común, invisible, que no es precisamente el empresario argentino, presuntamente liderado por el Grupo Techint.
No es aconsejable para un presidente tentarse en este tipo de caminos.


Comentarios


Fernández cargó contra Techint y busca frenar una ola de despidos