“Financiación del calendario electoral”

El presente panorama político es interesante porque hay algunos cambios en los procedimientos electorales, internas abiertas, voto electrónico y, además, Juan, nuestro ciudadano elector, está cambiando, más sensibilizado hacia lo político a causa, posiblemente, del maltrato que recibe de sus representantes. Me remito a las continuas manifestaciones de disconformidad (cortes de ruta y tomas) originadas en la desigualdad y la injusticia social, que son casi cotidianas y afectan negativamente de diferente manera a todos los ciudadanos aunque nada tengan que ver. A propósito de lo electoral, la propaganda política va adquiriendo intensidad en todos los medios, incluyendo grafitis y la difusión electrónica. El diseño de la masiva propaganda puede considerarse impecable en su presentación, aunque mucha carece de contenido concreto y resulta insípida y repetida para el hombre común. Algunos partidos políticos denotan una opulencia económica que contrasta obscenamente con las carencias sociales de una alta proporción de la sociedad que puede observarse a la vuelta de cada barrio periférico Si bien el Estado paga a los partidos políticos un cierto monto de acuerdo con el número de afiliados o electores logrados en la última contienda electoral, resulta notorio, sobre la base del nivel de promoción, que algunos cuentan con aportes extras de sumas importantes. Estos casos suponen la intervención de empresas (empresarios), amigos o interesados con los que el candidato queda comprometido a devolver favores en caso de ser elegido, generando un ámbito que propicia la corrupción. Para evitar esa circunstancia lo ideal sería que el Estado distribuyera equitativamente a los partidos intervinientes los fondos necesarios a los fines electorales, que deben ser previstos en los respectivos presupuestos. Hecho así, debería exigir posteriormente una detallada rendición de cuentas que incluyera los aportes extras y que debería ser publicada en forma amplia para que sea de conocimiento de todos lo que se aporta a las estructuras partidarias. No es difícil la tarea antes ni después del acto eleccionario y todo quedaría prolijo a favor de todos. El financiamiento electoral actual está viciado de hechos reñidos con las buenas costumbres y es necesario corregir para transparentar los partidos políticos, sobre todo aquellos entronizados en el poder. Omar A. González DNI 5.749.340 Neuquén

Omar A. González DNI 5.749.340 Neuquén


Comentarios


“Financiación del calendario electoral”