“Fue una desgracia con suerte”



#

Félix Silva se concentra en su recuperación.

ALLEN (AA).- Lentamente se recupera de ese episodio que pudo haber terminado en una tragedia. El hecho fue conmocionante y las imágenes que quedaron registradas tuvieron minutos de aire en noticieros del país y del mundo. Félix Silva (49) es uno de los espectadores que junto a otras tres personas fue atropellado el domingo 20 de mayo en la tarde, cuando se desarrollaba un evento automovilístico en Allen. Ese día el abogado roquense Santiago Hernández (52) perdió el control del Peugeot 404 que manejaba y en medio de una prueba de slalom terminó atropellando a dos mujeres, a Félix y a un niño de ocho años. Quienes presentaron las lesiones de mayor gravedad fueron Félix y su novia, María Eugenia Quintana (49). Él sufrió una fractura de tibia y peroré y el lunes será sometido a una intervención quirúrgica en la que le colocarán una plaqueta y clavos. Ella recién el jueves recibió el alta médica y su cuadro es delicado. Estuvo internada en terapia intensiva ya que le practicaron una cirugía exploradora, una colostomía, presentó la fractura de una apófisis de una de las vértebras lumbares y la fractura de una costilla. “Estábamos sentados en sillas de camping. Cuando empezó el slalom al conductor de uno de los autos se le escapó el volante de las manos pero finalmente lo pudo contener. Fue raro pero no me imaginé que iba a suceder lo que pasó. El abogado Hernández se ha portado muy bien, en todo momento estuvo conmigo. Fue una desgracia con suerte”, dijo Félix. Según dijo Félix hasta el momento el seguro de la firma Sancor se ha hecho cargo de su atención, pero según acotó desde el municipio no ha recibido ni siquiera un llamado para conocer cómo evoluciona su estado de salud. Los integrantes de AMA, la asociación que organizó el evento automovilístico, también se acercaron para verlo cuando estaba internado en el hospital. Félix sólo está concentrado en la recuperación suya, de su novia y de las otras dos víctimas del accidente. Quiere volver a caminar para retomar emprendimientos que había comenzado y que quedaron truncos.


Comentarios


“Fue una desgracia con suerte”