Gabriel Arias, el arquero neuquino que hizo historia



“Yo sabía que venía a un club grande. Es una responsabilidad para afrontar con seriedad. Esto no se vive todos los días, estoy contento con el torneo que hice”.
El neuquino Gabriel Arias primero le tocó afianzarse en el arco de Racing y ayer en Victoria, terminó tocando el cielo con las manos al consagrarse campeón con la Academia.

“Ahora hay que disfrutar esto. Hicimos un esfuerzo muy grande, desde la cuarta fecha que estamos punteros. Es un grupo muy lindo, tenemos a Lisandro, a Cvitanich, gente muy comprometida con el club”, agregó el arquero, que festeja el primer título de la carrera profesional.
El guardametas neuquino reconoció el trabajo del equipo con el que Racing peleó el campeonato y que fue parte de su pasado. “Lo de Defensa es increíble, clasificaron a la Libertadores y pelearon hasta el final el torneo. Tengo mucha gente conocida ahí, es lindo ver así al club que me dio la oportunidad de terminar en Primera”

“Nos tiraron muchos centros pero eran llovidos, es un poco más fácil. Tenía que salir y brindarle seguridad a mis compañeros”, afirmó Arias sobre el encuentro ante Tigre, quien tuvo la valla menos vencida del torneo.
“El logro no es sólo mío, Javier García entró muy bien cuando le tocó jugar. Mi mejor atajada en el campeonato fue el mano a mano a Cecilio Domínguez en el clásico contra Independiente”, completó el neuquino.


Comentarios


Gabriel Arias, el arquero neuquino que hizo historia