Garrapatas, una molestia para todos

Con el comienzo de los días lindos, y la llegada de algunas ráfagas de viento a la región, estos parásitos aparecen con mayor frecuencia. Repasamos algunas características de esta especie, y cómo afectan a los animales y también a los humanos.

Por Adriana Ortíz




En época de climas ventosos y especialmente con el inicio de los días cálidos, las garrapatas se hacen presentes en nuestras mascotas, aún cuando a veces no nos demos cuenta o nos parezcan desagradables a simple vista.


Las garrapatas dependen de la humedad, la temperatura y las horas luz para reproducirse, por lo que son más estacionales, pero cada vez encuentran más resistencia fuera de época.

Pero, ¿qué son? Se las considera ectoparásitos de la piel. Son parientes de las arañas que parasitan animales domésticos, silvestres y humanos; y se pueden adherir no solo por el contacto de un animal, sino también por andar entre arbustos o el pasto.

Una vez que estos ácaros logran prenderse, se desplazan con rapidez a lugares más cálidos y húmedos del cuerpo, como la zona de las axilas o ingle, por ejemplo. Ya ubicadas en su “zona de confort”, se adhieren tenazmente y comienzan a chupar sangre. Por esto mismo es importante evitarlas, ya que pueden infectar al huésped de destino con diferentes bacterias y otros organismos que causan enfermedades. “Poseen una especie de dientes que se fijan y succionan la sangre”, explicó Andrea Berrios Sierpe, médica veterinaria de Roca.

Según la profesional existen dos géneros que son los que más afectan a los animales: se trata de la familia Ixiodidae (garrapatas duras, que viven hasta 60 días y pueden poner hasta 4.000 huevos) y la familia Argasidae (son blandas y aumentan su tamaño a medida que succionan sangre, pueden vivir hasta 3 años y poner hasta 1.000 huevos).

Para prevenir o sacar las garrapatas en perros, cada caso se evalúa por separado, para dar con el producto adecuado y efectivo para el animal.


La garrapata atraviesa 3 etapas: larvas, ninfa y adulto. En la etapa de ninfa pueden adquirir los agentes infecciosos de sus huéspedes, como roedores infectados; y de esta manera transmitir las enfermedades a través de su picadura.

“Son causantes de enfermedades directas por la succión de sangre. Generan anemias, pérdida del apetito y del peso, heridas con posibilidad de infecciones y además transmiten enfermedades”, indicó Sierpe.

En el humano, si bien estas enfermedades son de otras regiones - aclara la profesional - puede ocurrir con personas que viajen al exterior y contraigan la enfermedad en esos lugares. En estos casos se trata de la especie Ixiodidae, que transmite enfermedades como la de Lyme.

“Es muy importante entender que para que uno se contagie, la garrapata debe estar infectada con esa bacteria. Para que esto suceda debe primero picar un huésped que suele ser el reservorio, o sea el que mantiene y conserva la enfermedad, que son los roedores salvajes o cérvidos (ciervos), para luego picar a una persona”, explica la profesional. Las enfermedades que pueden transmitir a las personas son: Rickettsiosis, Lyme, Bebesiosis, Anaplasmosis, Tularemia, y Fiebre Rocallosa, la mayoría de otros países.

Los perros suelen rascarse constantemente cuando tienen una garrapata, por lo que debemos estar atentos a los avisos.


En el caso de los animales las enfermedades son Ehrlichiosis, Hepatozoon Canis, Anaplasma, Babesia y Fiebre Amarilla, entre otras. “También existe una enfermedad por parálisis, no tan frecuente de ver y más común en perros, que es producida por una toxina en la saliva de algunas garrapatas hembra”, señaló. A consecuencia causa parálisis gradual, problemas para respirar y dificultad para caminar.

La prevención es esencial y se hace a través del control ambiental. En cuanto a la aplicación de productos sobre el animal, se pueden realizar por mes o según la duración del producto, y puede haber cierta resistencia a los más habituales, por lo cual, se debe combinar productos o usar nuevos que no tengan resistencia.

Los productos tienen una droga que matan todo tipo de bichos externos, y existen varias presentaciones, como en shampoo para realizar baños, collares, pipetas, y lo más nuevo: las pastillas masticables que dependiendo la marca pueden durar desde 35 días hasta 12 semanas.

Para la profesional, no todos los perros pueden usar los mismos productos, porque depende de si viven en el interior o exterior de la vivienda.


Según Berrios Sierpe, las garrapatas duras hacen hematofagia continua, es decir, beben sangre continuamente; en cambio, las blandas solo por periodos de tiempo. Por eso también es peligroso la cantidad que haya, por la posibilidad de generar anemia o debilidad. Y porque, según la enfermedad que trasmitan, pueden producir signos inespecíficos como fiebre, decaimiento, inflamación de ganglios, artritis, anemias o disminución de plaquetas, siempre según el agente infeccioso que trasmitan.

En el caso de la hepatozoonosis, es una enfermedad infecciosa provocada por el protozoo Hepatozoon canis. Este infecta a perros en todos los territorios donde se presenta su huésped vector que es la garrapata Rhipicefhalus sanguineus, con lo cual podemos afirmar que su distribución es interdependiente.

Esto prácticamente genera una infección que queda en el organismo del animal y ante una baja de defensas o alguna enfermedad que ayude a deprimir el sistema inmunológico, se desencadena la enfermedad. Puede dar fiebre intermitente, decaimiento, depresión, anorexia, dolores articulares, parálisis y genera mucho dolor en todo el cuerpo, además de secreciones en la zona de los ojos, por lo que es necesario saber diferenciar de un moquillo. “Es transmitida por la gestión de una garrapata infectada, es decir el perro debió comer una garrapata infectada. Se trata de una enfermedad de difícil tratamiento, porque no hay una medicación específica que extraiga el parásito del cuerpo”, indicó la profesional.

En el caso de la ehrlichiosis canina es una enfermedad rickettsial causada por microorganismos del género Ehrlichia, transmitido por la garrapata a los vasos sanguíneos a través de la picadura. “Pueden ser enfermedades muy agresivas o también crónicas, infectando glóbulos blancos y afectando a la pared de los vasos sanguíneos; y puede producir daños en otros órganos y hemorragias. Uno de los síntomas son plaquetas bajas. Se puede detectar a través de análisis de sangre, un serológico en busca de anticuerpos y sí responde ante un tratamiento de antibióticos”, concluyó Berrios Sierpe.

¿Cómo extraer las garrapatas de manera adecuada? “Es muy importante no pasarles alcohol ni ningún otro producto”, explicó la médica, mientras que “para extraerlas, se debe tomar con una pinza a la garrapata por la cabeza para que no quede guardada dentro de la piel del animal. Una vez que se tenga bien sostenida con la pinza, se tira hacia atrás en el mismo ángulo en el que está colocada la garrapata de forma contundente”.


Comentarios


Garrapatas, una molestia para todos