Gennuso avanza con el remate de tierras en el oeste de Bariloche, a riesgo de no encontrar oferentes

Los cinco lotes ubicados en un barrio residencial tienen un valor base de 60 mil dólares cada uno. El Colegio de Martilleros recomendó bajarlo en un 50%.




El Ejecutivo municipal tiene decidido avanzar con el remate de los cinco lotes ubicados en Lago Moreno para aplicar ese dinero en políticas habitacionales a pesar de la controversia surgida con el valor inmobiliario de los terrenos, que impediría obtener el rédito previsto en el proyecto original.

El intendente Gustavo Gennuso propuso el año pasado sacar a remate los cinco lotes ubicados en un barrio residencial, a un valor base de 60 mil dólares cada uno, y así fue aprobado por ordenanza en diciembre pasado. El precio surgió de una tasación inmobiliaria pedida por el Ejecutivo, y el dinero en juego no es un detalle menor, porque los concejales de la oposición se mostraron reacios a enajenar el patrimonio del municipio sin un beneficio proporcional.

A pesar de la supuesta urgencia inicial, los meses pasaron y el remate nunca avanzó (el Ejecutivo tiene un año de plazo, que vence en diciembre) porque recibió una recomendación del Colegio de Martilleros de bajar el valor base en un 50%.

Los sondeos del gobierno para cambiar las condiciones con una nueva ordenanza toparon con la negativa expresa de los bloques opositores. Ahora Gennuso parece dispuesto a rematar, igual con la base de 60 mil dólares por lote, a riesgo de que quede desierto. Sería un remate virtual, de alcance nacional.

Si se cumple el vaticinio y no hay interesados, recién entonces el gobierno -con ese “fracaso” entre manos- la intención sería buscar otra alternativa como bajar el precio pretendido o cambiar la metodología y probar con un llamado a licitación.

El presidente del bloque oficialista en el Concejo, Carlos Sánchez, admitió que el Ejecutivo analiza la opción de realizar el remate tal como está previsto en la ordenanza. Esa salida implicaría renunciar a cualquier recorte en el precio de los lotes. Así fue transmitido recientemente en una reunión reservada a los presidentes de todos los bloques.

La suerte que corra la operatoria de los lotes municipales tiene pendientes a las organizaciones que integran la Mesa de Tierras y que reclaman solución a las demandas de loteos sociales y de infraestructura de servicios en barrios que todavía no los tienen.

Bibiana Alonso, una de las integrantes de la Mesa de Tierras, dijo que la posición que han transmitido en cada reunión es “que no se baje el precio del remate”. Prefieren en cualquier caso que el Ejecutivo “demuestre realmente que no hay interesados” al valor base de 60 mil dólares. “Es una decisión difícil de tomar”, reconoció Alonso.

Dijo que por lo que ella sabe resulta “inviable” un cambio de la ordenanza, porque el Ejecutivo no obtendría de ningún modo los ocho votos que necesita. “Tal vez no se consiga la venta de los cinco lotes, y sí de uno o dos”, observó Alonso, con lo cual se podría empezar a aplicar el dinero en alguna de las inversiones previstas.

Entre las organizaciones que siguen la problemática habitacional predomina la idea de que “el municipio no malvenda sus bienes a cualquier precio”. Entienden que el mercado inmobiliario tiene sus vaivenes “pero bajar la cotización a la mitad es demasiado, porque además no resolvería los problemas”.


Comentarios


Gennuso avanza con el remate de tierras en el oeste de Bariloche, a riesgo de no encontrar oferentes