Germinados: qué son y qué beneficios tienen

Un complemento saludable de la alimentación, ideal para sumar a cualquier plato. Se puede hacer en casa ya que el procedimiento es muy sencillo.



Se trata del alimento vivo más antiguo del planeta, tiene múltiples beneficios que favorecen la salud. Se hacen a partir de semillas, cereales o legumbres, una vez activados se dejan en un ambiente propicio de humedad, temperatura y ventilación hasta que aparecen los primeros brotes.

El proceso dura de 4 a 5 días y da como resultado un alimento de alta vitalidad y calidad nutricional ya que garantizan un aporte de enzimas aminoácidos, vitaminas, minerales, clorofila y oligoelementos. Todo lo que se germine se convierte en un alimento fácil de asimilar, porque libera los nutrientes que tiene.

Ayudan a la digestión, aportan proteínas completas que se transforman en aminoácidos esenciales. Son fuente de calcio de rápida absorción, potasio, hierro y clorofila. Su consumo mejora las defensas y la capacidad regeneradora de las células. Son ideales ya que depuran la sangre, frenan las infecciones y potencian los procesos naturales de curación.

Se pueden germinar: cereales como el trigo y el arroz, legumbres como lentejas y porotos y todo tipo de semillas, menos las del tomate y papa.
El proceso se puede realizar en casa, sólo se necesitan cosas simples como: un frasco, un tul, una bandita elástica y lo que se quiera germinar.

Al poner la semilla en contacto con agua calor y oxígeno nacen los brotes. Se pueden consumir enteros, incluyendo las raíces y las hojas. Una de las recomendaciones que da Pablo Martín, chef especializado en alimentación consciente, es que se consuman crudos, porque la cocción destruye gran parte de su contenido nutricional. Por ejemplo: en ensaladas, licuados, salteados, tortillas, pastas, etc.
En los platos calientes, explica que lo mejor es añadirlos al final, para que no pierdan sus propiedades.

Recetas:
Brotes de lenteja:

Ingredientes:
Lentejas: 5 cucharadas
Frasco de boca ancha, gasa y bandita elástica.
Agua filtrada o mineral: Cantidad necesaria

Procedimiento:
Lavar las lentejas, ponerlas dentro del frasco y taparlo con la gasa ajustando con la bandita elástica. Llenarlo con agua filtrada o mineral y dejarlas en remojo durante 18 horas. Este proceso se llama activar. Enjuagar las lentejas, sin sacarlas del frasco. Dejarlo inclinado a 45° con la boca para abajo (ayudate con un recipiente) en la mesada de la cocina. Enjuagar de dos a tres veces por día.
Al 4 o 5 día, repetir el procedimiento pero al sol. Al otro día ya se pueden comer. Conservar en la heladera por 7 días.

Jugo de clorofila con manzana

Ingredientes:
Brote de trigo recién cosechado: Un puñado
Manzana: 2
Agua: ¼ de vaso

Procedimiento:
Lavar bien los brotes y la manzana. Pelar la manzana y sacarle el corazón. Procesar durante 1 minuto aproximadamente. Colar y consumir enseguida para no perder los nutrientes.


Comentarios


Germinados: qué son y qué beneficios tienen