“Gobernador neuquino ¿en ejercicio?”



Digo esto porque en cada acto presidencial tiene asistencia perfecta en la Casa Rosada. O bien está de viaje por países petroleros instando a empresas extranjeras a que tengan a bien extraer la riqueza del subsuelo provincial a cambio de menesterosas regalías, así se cubren por un tiempito los gastos de un Estado perezoso para gestionar políticas de desarrollo e inepto para eliminar el despilfarro.

¡Señor! Así no hay gestión que prospere, ni país, ni provincia y mucho menos Municipio que se sostenga.

Se debe recorrer el territorio con ahínco, con la ética de mirar a la gente que lo votó como a la que no, escuchar sus reclamos, mejorar las condiciones de vida con buena salud y educación, pactar normativas de convivencia, dignificar el salario, viabilizar el crecimiento económico neuquino para poder exportar al resto del mundo.

En cambio hoy muchos aspirantes a funcionarios que no asumen la actividad como un reto parecen tomar un curso por correspondencia, contratar un asesor de imagen, exhibir una foto con una sutil sonrisa a lo “Gioconda”, y así alcanzan a diplomarse en “vampirismo estatal”.

Están aptos para seducir a las masas, direccionar elecciones, empezar a viajar en primera clase de transporte aéreo con vestimenta y loción de origen francés, disponer de un chofer privado y asistir a cuanto evento inaugural sean invitados. Y de esta forma gestionan con el convencimiento de que “sólo es el hábito el que hace al monje”. Después de todo y en estos tiempos, ¿se trata de algo más la política de gobierno?

Señor gobernador, espero que esta vez lea la carta a través del diario y durante su merecido descanso dominical, puesto que mi primer envío no fue atendido por ningún funcionario de primera ni de segunda línea (deduzco que sólo han de agradecer contenidos que exalten su buen proceder). Veo con pesar que lo acontecido en lugares distantes y a pobladores civiles no es de su interés.

A los feudos históricamente se los ubica en la Edad Media, pero en Argentina son en la actualidad un símbolo de estancamiento y una influencia disciplinadora y condicionante del libre pensamiento; aquí la población teme, por eso no habla. Pero sin embargo después de mi primera carta recibí muchas expresiones de apoyo, de coincidencia y de reconocimiento por tener la valentía de expresar lo que todos saben pero no se animan todavía a escribir.

Mi pluma es la punta de un iceberg, hago las veces de derrotero. Espero que otros tengan la voluntad de comenzar a cambiar el destino de esta rica provincia.

En este año electoral es de esperar que Neuquén disponga de autoridades que ejerzan el buen decir y el mejor hacer. Los neuquinos, luchadores de raza, valen y por eso merecen un mejor destino.

Mónica Patricia Aiudi

DNI 12.203.364

“Mi primer envío no fue atendido por ningún funcionario de primera ni de segunda línea, deduzco que sólo han de agradecer contenidos que exalten su proceder”.

Mónica Patricia Aiudi

DNI 12.203.364

Datos

“Mi primer envío no fue atendido por ningún funcionario de primera ni de segunda línea, deduzco que sólo han de agradecer contenidos que exalten su proceder”.

Comentarios


“Gobernador neuquino ¿en ejercicio?”