Grupo Teatro del Bardo: “Somos gente que actúa”

La compañía de Entre Ríos llega a la región para (re)presentar la obra “El cruce”, en el marco del Circuito La Hormiga Circular y del Festival de Cipolletti. “Río Negro” habló con Juan Kohner, uno de sus actores.

1
#

Tres hermanos huyen y deben refugiarse en la selva luego de agredir a un influyente hombre, eso trata “El cruce”.

2
#

“Nos hemos hecho amigos”, dicen de La Hormiga Circular.

En la quinta vuelta al Circuito de La Hormiga Circular 2017, hoy a las 21, en el Centro Cultural Municipal de Cipolletti, comienza la gira regional de la “El cruce”, de Gabriela Trevisani, por el Grupo Teatro del Bardo, de Paraná. Mañana seguirán en Casa de la Cultura de Roca, a las 21:30; el viernes, a las 22, en el teatro El Galpón, de Luis Beltrán; el sábado, a las 22, en La Hormiga Circular de Villa Regina; y el domingo, en el Teatro de la Barda en Río Colorado, a las 21:30.

Adaptación del cuento homónimo del misionero Sebastián Borkoski y relatos de Horacio Quiroga, “El cruce” fue elegida entre diecinueve puestas que se presentaron a la Fiesta Provincial del Teatro de Entre Ríos para participar en la 32º Nacional en Mendoza, en mayo pasado.

Narra la partida de tres hermanos, Berger, Francis y Paulo, que deben refugiarse en un ámbito rural y selvático por haber agredido a una persona de mucho poder e influencia donde vivían.

Como una caja china, dentro de la historia aparece otra similar más pequeña y de ésta, otra más chica aún y así... Y se cruzan cuerpos, personajes, fronteras, sonidos del monte y la ciudad, animales y humanos vivos y no. Estrenada hace un año en La Moringa Carpa de Teatro y Circo de la capital entrerriana, es protagonizada por Juan Kohner, Toño López y Andrés Mai, dirigida por Trevisani, y lleva ya más de noventa funciones. “Río Negro” entrevistó a Juan Kohner (38) en Paraná, tarde lluviosa de julio, de mate y reencuentro...

“A los diecisiete años salí por primera vez de gira con un espectáculo teatral y descubrí mis deseos y mis ganas de dedicarme por entero al oficio, y fue justamente por el Circuito de la Hormiga”, recuerda Juan. “Nosotros guardamos una relación fraternal con su gente y ha orientado mi horizonte por su forma de trabajo, la gestión que realizan –como la que hacemos por estos lados del mundo en Entre Ríos– y su ejemplo como colectivo teatral. Nos hemos hecho amigos con el transcurso del tiempo. Así que viajar hacia Villa Regina justo para celebrar veinticinco años del Circuito y treinta de la Cooperativa, en el mes en que se cumplen, es para mí una felicidad enorme”.

Sobre el Grupo Teatro del Bardo, Juan Kohner dice: “es una agrupación independiente que se crea en el 99 y luego de un período, se estancia en Paraná en el Centro Cultural La Hendija. Actualmente, ya no estamos ahí y tenemos ejes de trabajo que han perdurado. Nos une la construcción de espectáculos, de circuitos alternativos teatrales en nuestra región, y la educación por el arte que nos permite vivir”.

P- ¿Cómo se mueven en estos días que corren?

R- Acabo de hablar con unos colegas que a principios del 2016, en La Papelería, una sala de la Ciudad de San Luis, tuvieron que cerrar porque no podían pagar el alquiler. Entiendo que la situación se ha ido agravando y bastante. Nosotros no tenemos un espacio fijo pero sí nos es difícil hacer circular las funciones, trasladarse y demás. Creo que estos momentos –para grupos como el nuestro que tienen cierta trayectoria hecha, están instalados y decididos a permanecer y perecer (sonríe Juan) en relación con el oficio– nos vuelven un tanto más fuertes, nos ponen a pensar hacia adentro, a ver cómo reaccionar colectivamente y mostrarnos ante un contexto social como el que vivimos.

El teatro es acción

“Las decisiones se demuestran con las acciones. Esa es nuestra materia. Somos gente que actúa”, define Juan. “Si el teatro es acción, el actor no es otra cosa que quien la lleva adelante y por lo tanto, estamos absolutamente convencidos de que la forma en que nos manejemos va a determinar transformaciones por ahí pequeñas, pero que repercutirán en la comunidad donde nos desarrollamos. Seguimos haciendo y militando en la tarea diaria en las escuelas secundarias, proponiendo espectáculos que si bien no tienen un fin pedagógico, educan por el arte, ponen en el centro la labor artística y de por sí eso ya es revolucionario porque generan que los adolescentes tengan la posibilidad de mirar la realidad con otro cristal. El teatro es una gran herramienta para ello”.

P- Yo vi la obra en la Fiesta Nacional de Mendoza, fui parte de los que la elogiaron en las devoluciones a la mañana siguiente. Es un muy sólido y bien actuado trabajo el que presentaron y seguirán mostrando ahora en el Circuito de la Hormiga Circular.

R- Siempre pensamos que la obra nunca está terminada... Seguimos avanzando en ella. Nos hemos tomado la licencia de trabajar con mayor fuerza en lo actoral. “El cruce” apela justamente a la relación de tres actores en escena que cuentan, echando mano a los recursos que cada uno tiene, la historia de tres hermanos en una fuga épica. Ahora, nos queda detenernos un poco ahí y desarrollar esa conexión. Nuestra fuerza, como subgrupo del Grupo Teatro Del Bardo, reside en construir “El cruce” poniendo todas fichas en lo actoral, en la narración de esos cuerpos vivos en escena.

Después de Mendoza, trabajamos mucho con esa idea y sobre todo pensando en el modo que varían las relaciones con los espectadores. Tenemos el vicio de actuar para adolescentes y hay cosas que funcionan de una manera y cuando vamos a una sala, ante espectadores más avezados o que van en busca del teatro y no que éste les llega, observamos algunas diferencias en la platea. Así que tratamos de vislumbrar, aclarar, planificar los distintos elementos que funcionan para uno y otro público. Creemos en la tarea permanente para mantener viva la obra. Y la mirada eterna –decimos nosotros– del director, nos pone en pie, en vilo...

P- En suma, una labor precisa, hasta en el menor detalle.

R- Es así. El efecto más potente se relaciona con la conciencia de trabajar sobre el rasgo, el gesto, lo fino. Por la grandilocuencia, a veces, de los escenarios, se supone que hay detalles del actor que no se ven. Nosotros no confiamos en ello, más bien acuñamos la premisa, por más que somos ateos (Juan ríe ahora), de que en los detalles está Dios. Se lo escuchamos decir una vez a Eugenio Barba (autor, director e investigador italiano, creador, junto con Nicola Savarese y Ferdinando Taviani, del concepto de antropología teatral) y nos pareció bellísimo. Obramos muchísimo sobre esa idea, sobre la minuciosidad a la que aludías, siempre pensando en las diferentes capas que componen el tejido teatral, hasta que la cabeza no piensa y el cuerpo va solo, respondiendo por su memoria, que la tiene...

Ficha técnica

Actúan: Juan Kohner, Toño López y Andrés Main.

Dirige: Gabriela Trevisani.

Dramaturgia: Valeria Folini.

Lutería y objetos: Jani Toscano.

Asistencia coreográfica: Juancho Capurro.

Asistente técnico: Juan José Kohner.

Vestuario: Laly Mainardi.

Diseño de luces: Teatro del Bardo.

Diseño Gráfico: Eva Cabrera.

Fotografía: Felipe Toscano.

Duración: 50´ para público. adolescente y adulto.

“El cruce” se presenta hoy en Cipolletti, mañana lo hará en Roca, el viernes en Luis Beltrán, el sábado en Regina y el domingo en Río Colorado.

La obra fue elegida entre 19 puestas que se presentaron a la Fiesta Provincial del Teatro de Entre Ríos para la 32ª Fiesta Nacional en Mendoza, en mayo.

Datos

“El cruce” se presenta hoy en Cipolletti, mañana lo hará en Roca, el viernes en Luis Beltrán, el sábado en Regina y el domingo en Río Colorado.
La obra fue elegida entre 19 puestas que se presentaron a la Fiesta Provincial del Teatro de Entre Ríos para la 32ª Fiesta Nacional en Mendoza, en mayo.

Comentarios


Grupo Teatro del Bardo: “Somos gente que actúa”