Gutiérrez descarta estatizar Textil Neuquén y apela a la mediación

Aseguran que se trata de un conflicto entre privados y que el Ejecutivo sólo debe intervenir para que se cumplan los derechos de los trabajadores.



#

Gutiérrez delegó a Gaido, su ministro de Gobierno, la respuesta por la situación de la fábrica tras el homenaje a Felipe Sapag. (Foto: leonardo petricio )

El gobierno provincial confirmó ayer que no estatizará la fábrica Textil Neuquén, tal como lo planteó el gremio ATE para darle continuidad laboral a las 35 trabajadoras que perdieron su trabajo luego del cierre de la empresa.

El encargado de hacer la aclaración fue el ministro de Gobierno, Mariano Gaido, que descartó de plano esta posibilidad, argumentando que se trata de un “conflicto entre privados”. Repitió así la posición que mantiene el Ejecutivo desde que arrancó el conflicto hace algunas semanas.

Gaido participó ayer junto al gobernador Omar Gutiérrez del acto en homenaje a los 100 años del natalicio del ex mandatario Felipe Sapag, en el que inauguró un mural en el barrio Bouquet Roldán (ver página 10). Luego, en un breve contacto con la prensa el ministro aseguró que “claramente le decimos no a la estatización de Textil Neuquén. Es un conflicto entre un privado con sus empleadas”.

El pedido de estatización se canalizó a través del gremio estatal ATE y está justificado en que la fábrica funcionaba gracias a la maquinaria que los propietarios compraron con un crédito que les otorgó el Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo, Iadep, es decir con crédito público.

Gaido insistió con que el Estado no puede intervenir en conflictos entre privados y recordó que hay una mediación en curso en la subsecretaría de Trabajo de la provincia.

“Cuando se trata de privados, el Estado no interviene. En el caso de la Textil estamos presentes a través de la Subsecretaría de Trabajo. Es como cualquier relación entre privados. El Estado solo es el veedor de que se cumplan todos los requisitos como las indemnizaciones. Tenemos que garantizar el cumplimiento de las leyes laborales”, agregó el funcionario”, bajo la mirada y oídos atentos de Gutiérrez.

Para hoy está prevista una nueva audiencia en la Subsecretaría de Trabajo entre las delegadas de las obreras y los propietarios de Textil Neuquén. Ayer, la subsecretaria de Derechos Humanos de la provincia, Alicia Comelli confirmó que participará de la instancia de mediación juntos a las trabajadoras.

“El Estado interviene de esta manera, custodiando el cumplimiento de las leyes”, repitió el ministro de Gobierno.

En enero pasado las 35 trabajadoras de única fábrica textil de Neuquén llegaron al edificio de Parque Industrial y lo encontraron vacío. Tomaron la fábrica para reclamar que los dueños les devuelvan las máquinas y los denunciaron penalmente.

Crédito

Según el Iadep, la firma tomó un crédito de 8 millones de pesos en 2005 con el organismo. Tras entrar en mora y luego de varias instancias judiciales, se arribó a un acuerdo de pago a mediados del año pasado, con el cual está al día. En el gobierno creen que la situación de Textil Neuquén no se debe a una mala administración de la empresa sino a la coyuntura económica. La mayor apertura a la importación de productos textiles puso en jaque a la producción local por los bajos precios.

Como garantía del crédito, el Iadep mantiene una hipoteca sobre el terreno y una prenda sobre las máquinas, cuyo destino final no fue informado por el grupo empresario.

“Cuando se trata de privados el Estado
no interviene. En el caso de la Textil Neuquén estamos presentes a través de Trabajo”.

Mariano Gaido, ministro de Gobierno, rechazó una expropiación.

El Iadep, un acreedor privilegiado con múltiples prendas

Datos

“Cuando se trata de privados el Estado
no interviene. En el caso de la Textil Neuquén estamos presentes a través de Trabajo”.
Textil Neuquén decidió cerrar sus puertas y liquidar su negocio, pero no presentó concurso de acreedores. Esto quiere decir, en principio, que planea seguir pagando las deudas que mantiene con el Iadep, cuya eventual garantía de ejecución son las máquinas y el terreno en el Parque Industrial.
Más allá de la cuestión legal y financiera, la duda está puesta es si existe alguna forma de sostener el emprendimiento productivo, último objetivo del órgano crediticio público.
El ministro de Producción, José Brillo, señaló hace unos días que, una vez cerrado el proceso con el pago de las liquidaciones correspondientes, el gobierno gestionará para conseguir algunas de las máquinas y analizar cómo volver a poner en producción el proyecto textil.

Comentarios


Gutiérrez descarta estatizar Textil Neuquén y apela a la mediación