Cómo gastan sus presupuestos Neuquén y Río Negro

Un análisis comparativo  evidencia que el gobernador neuquino Omar Gutiérrez cuenta con unos 30.000 millones más que su par rionegrino, Alberto Weretilneck.

1/2
Neuquén capital concentra el 40% de los habitantes del territorio.

Neuquén capital concentra el 40% de los habitantes del territorio.

2/2
Bariloche vista desde el lago Nahuel Huapi. (Archivo)

Bariloche vista desde el lago Nahuel Huapi. (Archivo)

El presupuesto de Neuquén superará este año por unos 40 puntos al de Río Negro y destinará casi el doble de gasto per cápita, en un despegue de recursos inédito empujado por los pronósticos optimistas para las regalías hidrocarburíferas. La gestión de Omar Gutiérrez tendrá 102.000 millones para administrar frente a los 72.000 que manejará este año su par Alberto Weretilneck. ¿Redundará eso en una mejor distribución? ¿Cómo gastan y cuánto ingresará en las arcas provinciales en este 2019?

Río Negro tiene alrededor de 100.000 habitantes más que su vecina y unos 109.000 kilómetros cuadrados extra de superficie. Su presupuesto, sin embargo, está 30.000 millones por debajo. El total que administrará este año el Poder Ejecutivo, según el presupuesto aprobado por la Legislatura, será de 71.816 millones de pesos, con ingresos que se sostendrán en mayor medida por la coparticipación nacional y la recaudación propia. En el caso de Neuquén, el cálculo superará los 102.462 millones de pesos con una relación casi de tercios entre las tres principales fuentes de recursos.

Planta de personas

58.000
empleados y 66.272 horas cátedra tiene Río Negro, según el presupuesto. Destina más de $41.610 millones en salarios.
55.757
integran la planta de personal de Neuquén, que se completa con 135.592 horas cátedra. 53.328 millones volcará el gobierno de Omar Gutiérrez en sueldos estatales en el 2019.

El contador y exconcejal Fernando Schpoliansky analizó que esa característica “tiene vaivenes, porque las regalías dependen de variables que no se pueden controlar desde la provincia, como el tipo de cambio y el precio para el barril de petróleo y el gas. Tener un tercio atado a variables exógenas te da cierta debilidad”, consideró.

El profesional sostuvo que “en términos geográficos, ambas son bastante parecidas aunque Río Negro tiene una dispersión mayor de centros densamente poblados, a diferencia de Neuquén que los concentra sobre todo en la Confluencia. En cuanto a la prestación de servicios, ambas tienen a su cargo salud pública, educación. Neuquén tiene una potencia económica mucho más fuerte que Río Negro y un Producto Bruto Geográfico (PBg) mayor, principalmente por los hidrocarburos. En cambio en producción primaria, Río Negro tiene muchas más hectáreas bajo riego y más peso en fruticultura”, distinguió.

En el apartado de gastos, el peso salarial en la vecina provincia será mayor este año, de un 74% versus un 61%. Schpoliansky, indicó que la relación “no debería ser mayor al 60% de los gastos corrientes”. Y para el caso de la obra pública, “lo razonable es que se destine no menos del 30% y de ahí para arriba. El 50 y 50 no existe, al menos en Argentina”, aclaró.

Ambas tienen que apelar de manera permanente a la toma de crédito para sostener sus presupuestos equilibrados”.

Contador y exconcejal Fernando Schpoliansky.

Neuquén tendrá este año 13.000 millones de pesos para volcar en gastos de capital, monto que para el entrevistado “aparece como bastante escaso. Si se pretende tener una provincia con un desarrollo como va a ser Vaca Muerta, para generar inversiones y empleo el Estado debería generar condiciones más favorables. No aparece el presupuesto público con esa impronta”, evaluó.

Para el caso de Río Negro, en cambio, sostuvo que “en términos conceptuales, destina mayor porcentaje de su presupuesto hacia la inversión. Pareciera que el presupuesto de Río Negro tiene una mirada un poco más de mediano y largo plazo en destinar recursos a inversión directa más que a gasto corriente”, planteó.

Ambas tendrán que afrontar obligaciones de deuda este año, las que representarán un peso del 6% en relación a sus gastos corrientes. Para Neuquén serán 5.084 millones de pesos y, para Río Negro, 3.319 millones.

Gastos de capital, una gota en el mar de los gastos corrientes

La diferencia entre lo que destinarán ambas provincias en sus planes de obra pública será de unos 3.400 millones de pesos en términos nominales, aunque el impacto de la inversión en Río Negro será un poco más elevado si se toma en cuenta la distribución de sus gastos.

Neuquén destinará más de 13.175 millones de pesos en gastos de capital en el 2019, lo que representará un 13% de los gastos totales. Su vecina tendrá disponibles unos 9.775 millones de pesos para el mismo concepto, poco más del 14% del total.

Río Negro también tiene en marcha el Plan Castello que consistió en un endeudamiento por 300 millones de dólares a utilizar en obras de desarrollo (43%), hídricas y de saneamiento (29%), eléctricas (8%) y viales (20%), según el presupuesto 2019.


Comentarios


Cómo gastan sus presupuestos Neuquén y Río Negro