No bajar los brazos: Andrea se graduó con un 10 gracias a la aplicación Hablalo

Andrea Etchepare Cadenas se graduó de Diseñadora de Interiores y Equipamiento en la Universidad Nacional de Tucumán, y lo hizo en parte por la aplicación de accesibilidad desarrollada por Mateo Salvatto. Cómo fue estudiar con una herramienta clave.

Por Adriana Ortíz





Andrea Etchepare Cadenas tiene 24 años y nació con una patología llamada “esquizencefalia a labio cerrado”, que fue detectada cuando ella tenía apenas 7 meses. El pasado 19 de noviembre, Andrea se graduó de Diseñadora de Interiores y Equipamiento, con un 10, en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán. Y no solo eso: Andrea es la primera joven del país que logra terminar una carrera universitaria utilizando la aplicación “Háblalo”, creada por el joven bonaerense Mateo Salvatto.


El 23 de septiembre se realizó en Tucumán el primer seminario a cargo de Andrea, sobre experiencias y usos de la aplicación. Allí, los hermanos Salvatto también realizaron la promoción del libro “La batalla del futuro”, acompañando a la flamante diseñadora que se transformó en representante y vocera de Háblalo.

Río Negro mantuvo una amena y emotiva charla con María Celsa Cadenas, conocida como Maricel, madre de la jovencita. Allí nos compartió su experiencia respecto a cómo el uso de la aplicación mejoró la comunicación diaria con su hija Andrea. “Háblalo nos abrió un mundo como familia. Si bien no tiene la voz de Andrea, nos permitió tener un diálogo más fluido con mi hija y comentar sus alegrías o tristezas, además de compartir conversaciones. Nos abrió una puerta al mundo y nos cambió la vida”, comentó Maricel.

La joven diseñadora, a través de Háblalo, se contactó con Río Negro y aseguró “estar convencida de que los sueños se logran cuando uno sueña muy fuerte, con muchas ganas y con convicción. Nunca hay que bajar los brazos, porque existen muchos caminos. Algunos son cortos, otros más largos, pero hay que confiar en nosotros mismos para llegar. No importa el tiempo, sino llegar”.

Andrea comenzó la Facultad en el 2017, y hasta el 2018 se comunicaba a través de un comunicador verbal o de su computadora, la cual maneja con la mano derecha. Las personas que estudian diseño necesitan equipos con mayor memoria y rapidez, comentó la mujer. Pero no solo eso: en este caso, para la joven todo significaba el doble de tiempo. “Con mucho sacrificio pude comprarle una computadora hace unos años, pero actualmente necesita una de mayor capacidad y rapidez. También usa el celular, con el cual escribe con la nariz”, contó Maricel.

Andrea, junto a su madre en una de las actividades que realizaron en la Facultad.


Si bien existen otros modos de comunicarse más allá de lo oral, la gestualidad de una persona es también una forma de hacerse entender. En ese aspecto, hay que destacar que Andrea tiene un exquisito lenguaje gestual. Los primeros años de la escuela primaria y secundaria usaba un comunicador no verbal creado por su fonoaudióloga, que iba satisfaciendo sus demandas a medida que Andrea iba creciendo. En 2018 tuvo la oportunidad de conocer a Salvatto en una visita al Campus de la Facultad Santo Thomás de Aquino, de Tucumán. “Ella le escribió que lo quería conocer y así sucedió, se hicieron amigos y para Andrea es un hermano que eligió en la vida; es parte de la familia”, señaló la madre.

Desde aquel momento, la chica comenzó a usar la aplicación dando su primera clase de forma oral con la materia Materiales. De aquella experiencia, en la que por primera vez se enfrentaba a todos sus compañeros, aprobó con un 10 y Andrea terminó siendo ayudante de cátedra.

Según cuenta su madre, la vida de Andrea no fue fácil, de la misma forma que tampoco lo fue la incorporación en la Facultad. Es que, además de sufrir discriminación por parte del entorno (incluso de docentes y compañeros), una persona con discapacidad debe lidiar las desavenencias cotidianas de ciertas dificultades edilicias como rampas que parecen toboganes, “y sortear las dificultades arquitectónicas, sociales y culturales, además de las comunicativas”, señaló.

Andrea concurrió siempre con apoyo de su obra social, pero en el año de pandemia y comienzo de este año, aún no ha obtenido el beneficio. Por eso, para que Andrea pudiera estudiar, asistir a sus clases y realizar las actividades, tuvieron que formular un recurso de amparo para que continúe con los estudios.

La feliz egresada junto a Mateo Salvatto, el creador de la app.


Esta familia de tres generaciones de mujeres luchadoras está compuesta por Andrea, su madre Maricel y su orgullosa abuela materna Haydée Cecanti; quienes con sacrificio y fuerza de voluntad lograron superar los obstáculos que la vida les imponía cada día. “Es un ser muy agradecido, pero también muy vulnerable” dijo Maricel en relación a Andrea, y añadió que “como mamá indudablemente me siento orgullosa. En casa hay un lema y es ‘no existe no se puede’, sino ‘siempre se puede’; y ella lo hizo carne y principio, de nuestras vidas”.

Además, Maricel afirmó que “somos tres mujeres y tengo la bendición de tener conmigo a mi madre, que es el pilar fundamental en nuestras vidas: no nos permite bajar los brazos, y nos ayuda a poder encontrar las fuerzas que necesito para seguir”, afirmó.


Andrea anhela muchas cosas para su vida, pero una de ellas es cumplir su sueño de tener una vivienda más grande, donde pueda tener estructuras más cómodas para poder desplazarse y desarrollar sus tareas. Para ello, ya comenzó a trabajar sobre un diseño acorde a las necesidades más convenientes, con referencia a este tipo de problemáticas para cualquiera que lo necesite.

Andrea es un ejemplo para muchas personas y quizás un aporte para aquellas que, por cuestiones mucho más simples y pequeñas, se hacen grandes problemas. Por último, Maricel expresó que “la sociedad necesita ser más empática y amorosa. Todavía la sociedad no está preparada para recibir a una persona en sillas de ruedas, o una persona que tiene otro tipo de lenguaje”.


Temas

En Casa

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
No bajar los brazos: Andrea se graduó con un 10 gracias a la aplicación Hablalo