Hablaron Macri y Fernández para generar tranquilidad

El presidente llamó al candidato peronista. Acordaron un mensaje para calmar a los mercados. Y en una rueda de prensa, Alberto F. dijo que no apuesta a un default.



Alberto Fernández.

Alberto Fernández.

Como se lo reclamaba el gobierno, Alberto Fernández dio señales de tranquilidad en medio del caos financiero que se desató el lunes, tras el resultado de las primarias. “Nuestra propuesta no supone riesgo de default”, afirmó y aseguró que “el diálogo está abierto” , pero descartó encuentro personal con el presidente.

La primera señal la había dado Mauricio Macri, quien ensayó un mea culpa sobre su controvertida reacción por los resultados del domingo. El presidente informó que había llamado a Fernández y que el candidato del Frente de Todos “se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral, y la incertidumbre política que genera, afecte lo menos posible a la economía de los argentinos”. Macri dijo que Fernández además “mostró vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder”. Fue poco después del anuncio de medidas que hizo el Olivos antes de la apertura de los mercados.


El primer contacto entre ambos se dio en la mañana cuando Macri le envió un mensaje a Fernández con el siguiente texto: “Hablemos porque eso le hace muy bien al país”. El discurso del candidato a presidente evolucionó con las horas: al principio, Fernández había dicho que “no hay nada que hablar”.

Pero por la tarde fue Fernández quien convocó a una rueda de prensa en sus oficinas del barrio porteño de San Telmo, luego de haber dado clase en la Facultad de Derecho de la UBA.

Mauricio Macri no era el candidato para terminar con el kirchnerismo sino, al contrario, el mejor candidato para que volviera”.

Margarita Stolbizer; líder del GEN.


Fernández contó cómo fue el diálogo con Macri y ratificó su voluntad de colaborar para calmar el escenario. “Le manifesté mi voluntad de ayudar en lo que pueda dentro de ciertos límites. El resorte del manejo del país lo tiene el presidente”, dijo y agregó: “No hace falta que nos veamos, sino que tengamos un diálogo franco. Dejamos un diálogo abierto, él es el presidente y no hace falta que me vea. Tengo toda la vocación de hablar pero no puedo hacer nada, no tengo ni un diputado a quien decirle qué hacer”.

Aunque el gobierno se niega a hablar de “transición”, considerando que las elecciones que eligen cargos son las de octubre, Fernández afirmó que “hay que ayudarlo al Presidente en esta transición que a él también le preocupa, hay que llegar al 10 de diciembre y hay que hacer el esfuerzo todos porque esa es la fecha del traspaso”.

En medio de la incertidumbre sobre las posibles políticas de su eventual gobierno, Fernández envió un mensaje a los mercados. Afirmó que su “propuesta no supone un riesgo de default” ni el desconocimiento de “las deudas que el país contrajo”, pero aclaró que sí maneja “una lógica distinta de funcionamiento de la economía” y aseguró que “el dólar explotó tras el resultado porque no valía la cotización del viernes”.

El diálogo no debe tener límites, debe ser abierto. Hay que avanzar en lo que implique llevar calma y el compromiso con la gobernabilidad”.

Rogelio Frigerio, ministro del Interior.


“Les pido a quienes dijeron que nosotros éramos Venezuela, que ahora se desdigan, porque ellos fueron los que generaron todo esto”, disparó el candidato a presidente, compañero de fórmula de Cristina Kirchner.

Sobre las medidas económicas anunciadas ayer por Macri, Fernández opinó que “la intención de apuntalar el consumo es correcta, pero en el contexto en el que se toman es muy riesgoso”. Poco antes había dicho que el gobierno toma medidas por necesidad y sin convicción: “Es como el padre nuestro que rezan los ateos antes de morir”, lanzó.

Para que se concretara finalmente el diálogo entre Macri y Fernández fue central el papel del ministro de Interior, Rogelio Frigerio, único funcionario del gobierno que había enviado un mensaje al candidato del Frente de Todos tras los resultados de las PASO del domingo.

Es muy preocpante lo que ha sucedido desde el lunes. Se ha empobrecido más la sociedad. Lo que no cierra acá es el modelo económico”.

Graciela Camaño; candidata a diputada, Consenso Federal.


“Fue una charla amable, constructiva en donde, claramente, quedó de manifiesto que hay voluntad para colaborar en la gobernabilidad, en enfrentar este momento difícil que está atravesando la Argentina producto de la incertidumbre electoral”, resaltó Frigerio ayer tras la charla entre Macri y Fernández.

Sin embargo, la conferencia de prensa que Macri había ofrecido el lunes pareció clausurar cualquier puente con el kirchnerismo y su candidato. Según trascendió, Frigerio reactivó los contactos con el camporista Eduardo “Wado” de Pedro, y a eso siguió la autocrítica presidencial de ayer al anunciar el paquete de medidas para aliviar a la clase media. Fue después de esos gestos, que se pudo concretar el contacto.


Análisis: La respuesta, hoy a partir de las 10


El desafío que enfrenta Macri es enorme. El sistema electoral lo expuso a una situación sin antecedentes: el contundente resultado de las primarias virtualmente cierra su ciclo en el poder, pero aún debe pasar por una elección que podría no sólo ratificar su derrota, sino incluso agudizarla.

El presidente dio una señal después de su infortunada aparición del lunes: registró lo que está ocurriendo. Con su llamado a Fernández admitió que Argentina se encamina con probabilidad a una alternancia en el poder

Fernández también dio su señal: transmitió a Macri e hizo público su compromiso de contribuir a una transición ordenada y en paz. Y buscó llevar tranquilidad al frente financiero, cuya reacción está pulverizando ingresos y activos de los argentinos.

Ambos han cumplido con lo que se les reclamaba. Se sabrá hoy desde la 10 si alcanza.


Comentarios


Hablaron Macri y Fernández para generar tranquilidad