Hartos de la inseguridad, se fueron de las oficinas del CPE

Los trabajadores de la delegación cipoleña del CPE exigen custodia policial permanente a partir de los reiterados hechos de inseguridad que se registran en el lugar. Ayer en ese sitio le arrebataron la cartera a una asistente social y para sacársela la



CIPOLLETTI (AC).- Las puertas de la delegación local del Consejo Provincial de Educación en Cipolletti se cerraron ayer a las 16. Y no se volverán a abrir hasta tanto se garantice custodia policial permanente. El personal está “harto” de padecer la inseguridad en el sector donde está instalada la dependencia. Desde 1999 en adelante vienen sufriendo las consecuencias del delito.

El detonante de esta medida ocurrió ayer aproximadamente a las 15, cuando ingresó una asistente social de la Zona III de Nivel Primario visiblemente angustiada y con tierra en su cuerpo, producto de haber sido arrastrada. Le habían arrebatado la cartera. Susana Sciaraffia estaba lastimada en ambos brazos y con golpes en el cuerpo, en el cuello y las piernas.

“La técnica Sciaraffia relató que mientras esperaba un taxi para dirigirse a la escuela 199, de Pichi Nahuel, adonde tenía planificado realizar tareas propias de su función, fue tironeada por detrás desde su cartera hasta tirarla al suelo, con obvia intención de quitársela. Como esto no era posible en lo inmediato por el modo en que la tenía colocada, fue arrastrada y lastimada hasta que se cortó la tira de sostén de la misma”, contaron las supervisoras y demás trabajadores de la supervisión, en una nota firmada ayer por la tarde.

Tras este incidente la mujer, acompañada de la supervisora Evelyn Arias, fue acompañada a la comisaría 32 para formular la denuncia.

Mientras estaban por concretar este trámite, afirmaron, una vecina se acercó a la sede y les dijo que el autor sería un muchacho del barrio. La mujer dio el apellido del sujeto. Esto fue declarado en la comisaría, pero el oficial les explicó que “para formalizar la denuncia las interesadas debían regresar a las 17,30”. Fue el colmo.

Desde 1999 el personal viene padeciendo la inseguridad en el lugar donde funciona la delegación, Mengelle 1.550. El edificio se encuentra a escasos metros de la comisaría 32.

Las supervisoras detallaron 14 casos de trabajadores víctimas de robos o arrebatos en todo este tiempo. Además precisaron que en una ocasión la policía les pidió que no salieran del edificio y que se mantuvieran lejos de las ventanas porque se estaba desarrollando un tiroteo entre efectivos y delincuentes a los que perseguían.

Hubo otro hecho que les preocupó: el asalto a un papá que iba a tramitar el ingreso de sus hijos a escuelas de esta ciudad.

“Estos son algunos hechos que en el acto recordamos de los últimos años, puesto que este tipo de situaciones vienen de larga data”, dijeron. Pese a los insistentes pedidos de seguridad ante cada suceso, nada consiguieron.

Por ello ayer, considerando que corren “verdaderos riesgos de que se incremente la gravedad de este tipo de ataques” decidieron retirarse del edificio “hasta que se garanticen las medidas de seguridad permanente”.

Dejaron constancia de que cumplirán los horarios habituales de trabajo en escuelas de las zonas a cargo, sin realizar atención al público.


Comentarios


Hartos de la inseguridad, se fueron de las oficinas del CPE