Hawking no descarta el suicidio asistido

El físico reconoció por primera vez que lo ha pensado.

Stephen Hawking reconoció por primera vez que consideraría el “suicidio asistido” si la enfermedad motoneuronal que sufre desde hace cinco décadas –esclerosis lateral amiotrófica– se agrava hasta el punto de hacer su vida insoportable o de hacérsela a quienes le rodean. “Mantener vivo a alguien contra su voluntad es la mayor indignidad posible”, declaró el científico de 73 años, en una entrevista con Dara Ó Briain para la BBC que será emitida el 15. El físico de Cambridge se sumó al debate sobre el suicidio asistido en el 2013 con una de sus frases para la posteridad –“No permitimos que los animales sufran, ¿por qué lo permitimos con los humanos?”– pero nunca hasta ahora se había pronunciado de un modo tan personal sobre el asunto que divide profundamente a la sociedad británica. “Consideraría el suicidio asistido sólo si padeciese un gran dolor, si sintiese que no tengo nada más que aportar o si fuese una carga para aquellos que me rodean”, dijo Hawking. A pesar de su valoración sobre el suicidio asistido, Hawking, autor del libro “Breve historia del tiempo”, puntualizó que le molestaría morir antes de descubrir y divulgar más misterios del universo. El matemático, que cumplió 73 años, afirmó también que no siente dolor, pero sí aclaró que en ocasiones no está cómodo ya que no tiene la capacidad física para modificar su posición. Además, el físico británico, que se comunica con un sintetizador de voz, reveló que a veces siente episodios de soledad ya que la gente tiene miedo a mantener una conversación con él o no tienen paciencia para esperar a que escriba su respuesta. Preguntado por las cosas que más extraña de su vida sin su enfermedad, el físico dijo que “le gustaría poder nadar de nuevo”. “Cuando mis hijos eran pequeños también extrañaba no poder jugar con ellos”, agregó. (Agencias)

se reaviva el debate


Comentarios


Hawking no descarta el suicidio asistido