Incertidumbre en el comercio por el aumento de precios

Los proveedores anticiparon que, en los próximos días, podría haber una suba de la carne y el pan. Los comerciantes no saben cuánto será el porcentaje que se aplicará ni desde cuando. Las ventas se redujeron.



Los combos y promociones son las estrategias que utilizan muchos negocios para mantener el nivel de ventas.

Los combos y promociones son las estrategias que utilizan muchos negocios para mantener el nivel de ventas.

En los comercios de la región prolifera la confusión y la incertidumbre sobre el futuro de los precios de los productos esenciales, luego del dólar pos elecciones, la finalización del plan de congelamiento de precios y la acostumbrada inflación.

En algunas ciudades ya se empieza a notar un aumento de los precios de la carne y el pan. En otras, los comerciantes aún no tienen novedades sobre una suba y aguardan.

En Neuquén, desde la Asociación de Comercio, Industria, Producción y Afines (Acipan) aseguraron que no tienen información por el momento de los productos que aumentarán. “Yo creo que no debería haber aumento porque el precio del dólar que manejan las importaciones aumentó poco y no debería haber problemas”, dijo el titular de la cámara comercial, Daniel González. En la capital neuquina las subas podrían impactar sobre las panaderías.

En Roca algunos comercios de barrio ya habían actualizado los valores de los cortes vacunos tradicionales para el guiso. Según algunos carniceros el aumento que se está aplicando es del 10%.
En una carnicería ubicada en la zona norte de la ciudad se incrementaron todos los precios.

Algunos aumentaron 20 pesos y otros 5 pesos, depende mucho de la demanda del corte”, señaló Lautaro, un carnicero.

Por su parte el kilo de asado de novillo pasó de 320 a 335 pesos. El vacío pasó a 340 pesos y 300 la tapa de asado y de nalga. Mientras que los chorizos cuestan 225 pesos el kilo de parrilleros y 265 pesos los de cerdo.

En otra carnicería ubicada en la zona céntrica señalaron que los precios se incrementarán entre un 5% y un 10%.
“Algunos proveedores nos dijeron que van aumentar más del 5%, el pedido que nos llega en esta semana viene con aumento”, explicó Juan, otro carnicero.

La Cámara de Industria y Comercio de Cipolletti espera un fin de año con incertidumbre respecto a la especulación de precios. Además prevé un panorama complejo en caso de que no haya control de precios. El referente cipoleño, José Luis Bunter, explicó que esta semana se vio un aumento de precios en el rubro de la carne que oscila entre un 10 y un 15%.

El presidente de la CIC explicó que se registra en el último tiempo, una suba en “todo lo que es importado” debido a que los productos y el packaging que se utiliza están dolarizados.

En Viedma la ola de corrimientos de precios en centros de consumo y entre los proveedores todavía no llegó. Todos están a la expectativa de lo que pueda ocurrir durante la semana próxima.

Asimismo, entre los comerciantes existe un clima de incertidumbre porque hasta ahora no hubo un factor que obligue a remarcar, y a su vez, mantener un equilibrio para no perder clientela ante una potencial suba.

En las carnicerías que abastece un frigorífico de Valle Medio todavía no hay decisión de cambiar las pizarras y por lo menos desde hace un mes que no aumentan. “Le daremos hasta que se pueda”, dijo un propietario con relación a mantener el actual costo, y varias promociones que implican seis kilos de diversos cortes a un total de 950 pesos.

En números

10%
es el aumento que se está aplicando en algunas carnicerías de los barrios de Roca
30%
de incremento se registró en la hotelería de Bariloche durante este año, según la Asociación Empresaria Hotelera.

Cambios de hábito cuando el bolsillo viene flaco

Frente a la suba de precios en productos esenciales, las familias controlan billeteras y cambian hábitos de alimentación.
Muchos optaron por cambiar el consumo de carne vacuna por el pollo. Otros apelan a elaborar el pan en casa.
Y las ofertas o los combos más económicos traen beneficios para comerciantes y clientes.En algunas carnicerías se ofrece pollo trozado por cantidad. Tres kilos de pata muslo pueden llegar a costarn 330 pesos, casí como un kilo de carne.
Muchos clientes, aquellos que no quieren dejar de consumir carne, dejaron de lado el asado con hueso o el lomo para comprar cortes más económicos como la aguja para el guiso, la marucha para el puchero.
A la hora de comparar precios, es el bolsillo el que decide en la mayoría de las familias. Es que el corte de novillito se vende a casi 400 pesos, cuando la pulpa tiene un valor de 300 pesos.

La realidad es que tenemos un consumo planchado. En definitiva, si no hay una pronta reactivación y un control de precios nos vamos a ver un poquito complicados".

José Luis Bunter es el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Cipolletti.

Comentarios


Incertidumbre en el comercio por el aumento de precios