Inflación del 3,5%: un termómetro que muestra que las cosas no están funcionando bien

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió fuerte en septiembre. De este modo, ascendió al 52,5% en el último año y al 37% desde enero.




La política del “Plan Platita” del Gobierno se desvanece y genera preocupación. Con este nivel de inflación la población saldrá a “quemar” el dinero para que no pierda valor en sus bolsillos generando una espiral inflacionaria aún mayor de la que ya estamos observando.

Algunos de estos pesos irán al consumo; otros a distintos activos. Frente a una inflación mensual del 3,5% -que representa hoy más del 52% anual- el Gobierno responde solo con políticas de control de precios. Es decir, insiste con medidas que ya fracasaron en las últimas décadas. Pareciera que ya no hay ideas para poder torcer el rumbo.  

Las cosas no están funcionando bien y los desequilibrios en la macroeconomía se profundizan. Semejante nivel de inflación se da en un escenario con tarifas pisadas, precios de alimentos congelados y un dólar oficial anclado. Esto también es preocupante.

Martín Guzmán -funcionario que solo cuenta con el respaldo de un presidente ya sin poder- continua con el relato que su plan económico es el presupuesto; un instrumento que fue dinamitado días atrás por un sector importante del oficialismo antes de ser defendido en el Congreso.

Por otra parte, la economía sigue a la deriva a la espera de alguna señal del FMI. Pero el organismo internacional anticipo que, si hay acuerdo, este se firmará recién a principios del próximo año.

En el "mientras tanto" el Gobierno busca ganar tiempo con pocas ideas y herramientas a su disposición.


Comentarios


Inflación del 3,5%: un termómetro que muestra que las cosas no están funcionando bien