Inician campaña para crear una nueva Hidronor

Dirigentes de Unión de los Neuquinos sumaron la propuesta de formar una empresa entre las dos provincias y que se permita el ingreso de capital privado para ser propietarios de las represas una vez que se termine la concesión en 2023.



Dirigentes del UNE buscarán crear una empresa pública y privada para administrar las represas cuando venza la concesión. (Prensa UNE)

Dirigentes del UNE buscarán crear una empresa pública y privada para administrar las represas cuando venza la concesión. (Prensa UNE)

Ante la cercanía del vencimiento de la concesión de las represas de los ríos Limay y Neuquén, dirigentes de Unión de los Neuquinos lanzó una campaña para revertir la propiedad de los emprendimientos hidroeléctricos a favor de las provincias. Pretenden que se forme una empresa mixta que pueda manejar las presas.

Se apunta a los aprovechamientos sobre el Limay que comparten Río Negro y Neuquén y el complejo Cerros Colorados que incluye la central Planicie Banderita ubicado enteramente en territorio neuquino.

“En el año 2023 se cumplen 30 años de la entrega de la riqueza hídrica de la norpatagonia. Tres décadas de rentabilidad garantizada a los grupos económicos extranjeros con la riqueza que producen la explotación de nuestros ríos”, sostuvo Emmanuel Guagliardo al presentar la iniciativa acompañado por los dirigentes de UNE Mariano Mansilla y Francisco Baggio.

Pretenden que el Estado Nacional restituya los derechos que corresponden a las provincias sobre el manejo de los ríos porque “es una reparación histórica y una afirmación de federalismo”, opinó.


La Ley 24065 es el marco legal de la energía eléctrica y es previa al año ´94, cuando fueron reconocidos los derechos sobre el dominio originario a las Provincias y esta norma otorga la facultad al Estado Nacional para autorizar mediante concesión, la explotación de los ríos.

Entendió que, vencido el plazo de las concesiones en el año 2023, se extingue al mismo tiempo el derecho del Estado Nacional de prorrogarlas o autorizar la concesión de los aprovechamientos sin el concurso de sus titulares originarios.

“La propuesta no niega que se trata de una cuenca interjurisdiccional, ni mucho menos la necesidad de una política energética nacional, que por supuesto debe ser definida en los ámbitos del gobierno federal; sin embargo, el vencimiento de las concesiones en el año 2023, impone un debate urgente sobre la participación de las provincias y particularmente de Neuquén, de aquí en adelante”, agregó el diputado provincial Mariano Mansilla.

El Congreso de la Nación – consignó Guagliardo – debe reconocer el derecho a las Provincias de Río Negro y Neuquén de administrar los aprovechamientos hidroeléctricos en forma conjunta para lo que se propicia una empresa interprovincial, y de carácter mixto, que al mismo tiempo permita la integración con el capital privado, pero bajo conducción pública.


Comentarios


Inician campaña para crear una nueva Hidronor